El oficialismo busca prorrogar 50 años tres impuestos que se destinan a la “gestión cultural”

·3  min de lectura
Pablo Carro junto a Cristina Kirchner
Pablo Carro junto a Cristina Kirchner

“Esto es absurdo, una locura. Parece como si estuviésemos legislando en Finlandia”. Con esta frase, Luciano Laspina, diputado de Juntos por el Cambio, rechazó la intención del oficialismo de prorrogar, por 50 años, la vigencia de tres impuestos cuya recaudación se destina exclusivamente a financiar organismos del Estado que se dedican a la industria del cine, del teatro y de la cultura en general. Entre ellos el Incaa, el Enacom, la Defensoría del Público, entre otros.

La iniciativa llamó la atención de los opositores por lo extenso de la prórroga: nada menos que medio siglo, con lo que vencería 2072. Lo más sugestivo es el apuro por aprobar la iniciativa, ya que el impuesto vence recién a fines del año próximo.

Ofensiva contra los medios: el clima hostil desde el poder vuelve a reverdecer

En algún momento debemos darnos una discusión seria en este Congreso sobre las prioridades que le damos al gasto. Aquí quieren discutir como si estuviéramos en Finlandia, como si no hubiese emergencia en la Argentina, como si no hubiese pobreza. Este proyecto es de una distancia enorme respecto a los problemas de la gente”, asestó Laspina al fundamentar el voto en contra de Juntos por el Cambio.

El autor de la iniciativa, el kirchnerista Pablo Carro, no esperaba el desplante de Juntos por el Cambio, convencido como estaba de que el proyecto debía recibir un aval unánime si el objetivo es garantizar, como dijo, el financiamiento de las producciones de cine, el teatro y las bibliotecas populares. Igual, gracias a la mayoría de su bloque logró que su proyecto obtuviera dictamen favorable de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja el miércoles pasado, con lo cual ya está listo para ser debatido en el recinto.

En concreto, la iniciativa propone que durante los próximos 50 años la recaudación de tres impuestos hoy vigentes no vaya a rentas generales ni se coparticipe con las provincias, sino que se destine exclusivamente a financiar distintos organismos públicos que se ocupan de la gestión cultural. Entre ellos el Instituto Nacional de la Música, el Instituto Nacional del Teatro, las bibliotecas populares, las producciones del Sistema Nacional de Medios Públicos, el ENACOM, Radio y Televisión Argentina y la Defensoría del Público de los Servicios de Comunicación Audiovisual.

Esos impuestos con asignación específica son los que gravan las entradas de espectáculos cinematográficos; los servicios de comunicación audiovisual y los premios de determinados juegos de sorteo y concursos deportivos.

“Lo que proponemos es que no se queden sin asignación específica las industrias culturales en un sentido amplio, estamos hablando de cine, música, teatro, que tienen que ver con la identidad y la cultura nacional”, enfatizó el diputado Carro durante la reunión de comisión, aunque no explicó la razón de una prórroga tan extensa. Carro es dirigente sindical de la CTA cordobesa y no logró revalidar su banca, que vence en diciembre próximo, por la mala performance del Frente de Todos en la provincia que gobierna Juan Schiaretti.

El diputado Laspina no se conmovió por el argumento de su colega oficialista.

En la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que preside Luciano Laspina, se abordó el presupuesto 2019 con el gravamen
En la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que preside Luciano Laspina, se abordó el presupuesto 2019 con el gravamen


Luciano Laspina cuestionó la iniciativa de Carro en la comisión de presupuesto

“En lugar de promover cultura, películas filmaciones, terminamos promoviendo burocracias”, asestó Laspina.

“Hace tiempo que han proliferado los impuestos de asignación específica, impuestos que son creados ad hoc que no son coparticipados a las provincias y que se destinan a alguna asignación, como puede ser la cultura o el cine -advirtió-. Después acumulan recursos que nadie controla sobre la eficiencia. El Incaa tiene centenares de empleados, más de los que emplea la industria cinematográfica en un año, y en lugar de promover películas y filmaciones promovemos burocracia”, alegó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.