Ofensiva de rebeldes proturcos contra una ciudad clave en el norte de Siria

Agencia EFE
·2  min de lectura

Beirut, 20 dic (EFE).- El rebelde Ejército Nacional Sirio (ENS), respaldado por Turquía, ha anunciado oficialmente una ofensiva contra la localidad de Ain Issa, controlada por las fuerzas kurdas y muy cerca pero fuera de la zona de seguridad pactada hace un año entre Ankara y Moscú en el noreste de Siria.

"La Sala de Operaciones del Cuerpo Primero, eje de Ain Issa, el 20 del diciembre de 2020: Las fuerzas del Cuerpo Primero avanzarán para liberar los pueblos de Ain Issa en las próximas horas", grita un combatiente en un vídeo difundido en las últimas horas por canales afines al ENS en la red social Telegram.

Tras varios días de enfrentamientos en las inmediaciones de la ciudad, el ENS, contrario al Gobierno del presiente sirio, Bachar al Asad, hizo así públicas sus intenciones de atacar a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza liderada por kurdos, en esa localidad ubicada en medio de la importante carretera M4.

"Lo que está teniendo lugar en las cercanías de Ain Issa son acciones específicas llevadas a cabo con finalidades que sirven nuestros objetivos militares futuros", indicó a Efe el portavoz del Ejército Nacional Sirio, Youssef Hammoud, al defender que no cesarán de luchar contra "todas las fuerzas terroristas y separatistas".

Ankara considera a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), principal grupo de las FSD, una organización terrorista por sus presuntos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Hammoud precisó que sus fuerzas ya han avanzado en las aldeas de Al Jahbel y Al Musharafa, así como la zona de la casa de descanso Al Nakhil, en la carretera M4.

Ni las fuerzas kurdosirias ni Ankara se han pronunciado al respecto hasta el momento.

A finales de 2019, Turquía inició una incursión militar en Siria para tomar el control de una franja del país vecino y expulsar de su zona fronteriza a las milicias kurdosirias, alegando también que quería establecer allí a un gran número de refugiados sirios.

Semanas más tarde, Ankara y Moscú (aliada de Al Asad) acordaron en la ciudad rusa de Sochi la creación de "una zona de seguridad" en esa franja de 30 kilómetros en el noreste de Siria, en paralelo a la frontera turca, de la que Ain Issa no formaba parte, pero que se encuentra a apenas unos kilómetros de ella.

Durante aquella contienda, un campo en el que se encuentran un gran número de familiares de miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Ain Issa sufrió una fuga en masa de varios de los allí retenidos, una amenaza que se podría renovar con la nueva ofensiva del ENS.

(c) Agencia EFE