Ofensiva del gobierno etíope en estratégica ciudad del norte

·3  min de lectura
En esta foto de archivo, caminantes pasan cerca de tanque supuestamente del ejército etiope, abandonado cerca de Mekele, en la región del Tigré (AFP/Yasuyoshi CHIBA)

Las fuerzas del ejército federal etíope lanzaron el domingo una ofensiva para retomar el control de la estratégica ciudad de Dessie (norte), afirman sus residentes, horas después de que los rebeldes del Tigré proclamaran el control de la ciudad.

La toma el sábado de esta ciudad por las tropas Frente de Liberación del Pueblo del Tigré (TPLF) marca una nueva etapa en el conflicto que desde hace casi un año los enfrenta con el gobierno federal, que desde junio se extiende más allá de la región del Tigré.

Después de haberse retirado ante el avance de los rebeldes el sábado, las tropas del gobierno habrían retomado los combates en Dessie, afirman sus habitantes, a los que se pide que se mantengan en sus casas.

"Los soldados nos dicen que luchan para reconquistar la ciudad... Y que nadie debe salir", afirma Mohammed, un vecino de la ciudad que no quiso dar su apellido.

Desta, un antiguo mesero de Dessie que solo quiso dar su nombre, dijo haber visto a soldados luchando en las calles.

Un comunicado conocido el domingo del departamento de comunicación del ejército federal afirmaba que "Las fuerzas armadas en el frente continuará eliminando al grupo terrorista".

Buena parte del norte del país vive un corte de las comunicaciones y el acceso de periodistas está restringido, por lo que es muy complicado verificar de forma independiente las noticias que llegan desde el frente de batalla.

- Llamamiento a la movilización -

El gobierno etíope, a través de uno de sus ministros, llamó el domingo a la movilización a la lucha de los ciudadanos. "Todo etíope en edad de lucha debe movilizarse", afirmó el ministro del Servicio de Comunicaciones, Legesse Tulu.

En Amhara, donde se encuentra Dessie, la región pidió a los habitantes que se inscriban para defender las localidades.

En torno a la ciudad de Dessie, 400 kilómetros al norte de la capital, Adís Abeba, se están produciendo desplazamientos de refugiados, con personas que huyen de las zonas afectadas por el conflicto más al norte, y los propios vecinos subiendo en autobuses desde el sábado para huir hacia la ciudad de Kombolcha, más al sur.

El Tigré lleva dos semanas siendo el objetivo de bombardeos aéreos de las fuerzas gubernamentales.

Según un trabajador de un hospital, 10 personas murieron durante un ataque aéreo el miércoles. La ONU afirma que dos ataques en octubre mataron a 18 personas, entre ellas 3 niños. Otra persona habría muerto en un ataque este mes.

El gobierno afirma que los objetivos bombardeados son instalaciones militares de los rebeldes del TPLF.

Condenados por la comunidad internacional, los bombardeos han provocado el corte de la ayuda de la ONU, dejando a 400.000 personas en riesgo de hambruna.

Este conflicto estalló el pasado noviembre, después de que el primer ministro, Abiy Ahmed, desplegará tropas en el Tigré en respuesta (según Ahmed) a los ataques del TPLF a campamentos del ejército.

Ahmed declaró entonces que sería una acción rápida frente al TPLF, partido que durante tres décadas gobernó Etiopía, pero desde junio los rebeldes recuperaron el Tigré, extendiendo los combates a las regiones vecinas de Amhara y Afar.

str-amu/grp/me

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.