Sánchez aún no puede cantar victoria por la rendición de Ayuso en Madrid

Asier Martiarena
·4  min de lectura
La Comunidad de Madrid dispuso un festival de banderas para recibir al presidente del Gobierno. EFE
La Comunidad de Madrid dispuso un festival de banderas para recibir al presidente del Gobierno. EFE

Isabel Díaz Ayuso celebró por fin la reunión bilateral con Pedro Sánchez que tantos meses llevaba pidiendo. Sin embargo, el momento no fue el que ella hubiese querido. En junio Madrid acortaba plazos de la desescalada para exhibir músculo y recuperar la actividad económica con una curva decreciendo por encima de la media; Ahora Madrid es la capital europea que peor ha gestionado los rebrotes de la segunda ola. En junio Ayuso parecía decir, 'recíbeme, que te voy a explicar lo bien que el PP gestione las crisis'; 'ahora lo que se sobreentiende de sus discursos es 'auxilio, ayuden a Madrid'.

Así es como la reunión que Ayuso imaginó en su cabeza como un nuevo éxito de su modelo liberal se convirtió en una rendición ante el fracaso de bajar impuestos como promesa electoral para, acto seguido, reconocer que no hay dinero para contratar médicos ni rastreadores. Por eso ayer tuvo que improvisar acusando de todo a los inmigrantes y señalando que la Covid-19 ha traído a Madrid delincuencia, huelgas, menas y okupas.

Sánchez ha vencido. El Gobierno regional que en más apuros le puso en primavera, el ariete con el que el PP trató de hacerle oposición mientras el Congreso de los Diputados estaba en estado de alarma, se ha caído como un castillo de naipes. Cuando Ayuso comenzó a solicitar por carta la cita previa para que Sánchez le diera audiencia, se encontró con lo mismo que los miles de madrileños que tratan de conseguir cita con su médico de Atención Primaria: Nuestros agentes están ocupados, "el tiempo de espera es superior al habitual". La virtud del presidente del Gobierno ha sido la de dejar que la presidenta de Madrid se cocinara a fuego lento siguiendo su propia receta.

Ayuso, tocada per no hundida, apeló al patriotismo como muestra de desesperación y de falta de argumentos. Exhibió tantas banderas de Madrid y de España como le fue posible. Una puesta en escena que si la hubiera hecho el president de la Generalitat, Quim Torra, con la señera, el PP estaría criticándola hasta 2050.

Sin embargo Sánchez tuvo que disimular ayer su victoria táctica. No la puede celebrar. Lo primero de todo porque hacerlo sería reconocer que ha dejado a los madrileños demasiado tiempo bajo la batuta de la incompetencia demostrada por la Comunidad de Madrid en la lucha contra la pandemia. Es cierto que Ayuso es la que más veces pidió que finalizara el estado de alarma y que la desescalada recayera en cada Comunidad y no que fuera tutelada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Pero se ha demostrado que corrió más de la cuenta y ha hecho que Madrid preocupe a toda la comunidad médica y científica internacional por la virulencia de la segunda ola de la pandemia.

Aún así, Ayuso no ha jugado su última carta. Todo el mundo recuerda las lágrimas que derramó en el funeral por las víctimas del Covid-19. O la sesión de fotos en El Mundo como plañidera oficial del reino. Si Sánchez aprieta demasiado las tuercas ahora, Ayuso no tardará un minuto en erigirse como la gran víctima de una doble pinza entre el coronavirus y el Gobierno de PSOE y Unidos Podemos.

Tampoco puede el Gobierno dejar hacer a la Comunidad, cuya apuesta por el ladrillo en lugar de por los médicos/as y enfermeros/as -está construyendo un hospital de pandemias con las constructoras de la Gürtel mientras no es capaz de pagar lo suficiente a los profesionales sanitarios para que se queden a trabajar en Madrid- está a punto de derivar en el despliegue del Ejército para controlar el confinamiento de los barrios humildes.

En ese término medio tiene moverse Sánchez. Mano firme, pero no dura, para que la rendición de Madrid se consuma y el PP pierda su gran bastión regional.

EN VÍDEO | Ayuso dice que el principal error en la segunda ola ha sido "la confianza"

Más historias que te pueden interesar: