La OEA repudió la presencia del iraní que voló la AMIA en Nicaragua y pidió su captura

·2  min de lectura
Mohsen Rezai, en la asunción de Daniel Ortega, junto con Nicolás Madura y Miguel Díaz-Canel
Mohsen Rezai, en la asunción de Daniel Ortega, junto con Nicolás Madura y Miguel Díaz-Canel

La Organización de Estados Americanos (OEA), a través de Fernando Lottenberg, comisionado para el monitoreo y el antisemitismo, cuestionó la presencia del iraní Mohsen Rezai, acusado del atentado a la AMIA, en la asunción del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y en cuyo acto participó el embajador argentino en Managua, Daniel Capitanich.

Desde la OEA le reclamaron a Nicaragua, que como país miembro de Interpol, advierta que Rezai está en su país y active la “alerta roja” para ser capturado. Peso no sucedió. El iraní acusado por volar la mutual judía en 1994 estuvo sonriente al lado de Ortega y otros presidentes, como Nicolás Maduro (Venezuela) y Miguel Díaz-Canel (Cuba).

Rezai era el comandante de la Guardia Revolucionaria cuando una bomba hizo explotar la AMIA, el 18 de julio de 1994, y es buscado por Interpol, que tiene vigente una circular roja en su contra por el homicidio de 85 personas, agravado por haber sido cometido por odio racial o religioso. Así y todo, viajó a Nicaragua para la asunción de Daniel Ortega y compartió ese acto con el embajador argentino, Daniel Capitanich.

Rezai, hoy vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, está acusado por la Justicia argentina de haber intervenido tanto en la decisión como en la implementación del ataque a la mutual judía. Pero además su propio hijo lo señaló como responsable del atentado en 1998.

Según el fiscal Alberto Nisman, que tuvo a su cargo la investigación del atentado contra la AMIA y apareció muerto entre el 18 y el 19 de enero de 2015, la Guardia Revolucionaria que comandaba Rezai fue responsable del ataque. De acuerdo con pruebas reunidas en la causa, era una fuerza que respondía a las autoridades religiosas y operaba fuera de la estructura militar establecida, en forma paralela. Tenía, además, la función de expandir la Jihad en el mundo.

De Rezai dependía la Fuerza Al-Quds, señalada por testigos del caso AMIA como la más secreta de las organizaciones militares y aquella donde se planificaban los atentados en el exterior.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.