OEA conmemora "Encuentro de dos mundos" a pedido de España y con silencio de México

·4  min de lectura
Funcionarios municipales limpian una estatua de Cristóbal Colón en Ciudad de México, el 12 de octubre de 2020, luego de que fuera vandalizada por manifestantes (AFP/PEDRO PARDO)

La Organización de Estados Americanos (OEA) conmemoró el martes el "Encuentro de dos mundos" que supuso la llegada de Cristóbal Colón a América el 12 de octubre de 1492, con una reunión a pedido de España marcada por el silencio de México, crítico de la fecha.

España, que participa en la OEA como país observador, destacó su "profundo afecto y respeto" hacia las naciones americanas y su deseo de relacionarse "en pie de igualdad", durante la tradicional sesión que el Consejo Permanente del bloque regional realiza cada año por la fiesta nacional española.

"Hoy es un día cuyo propósito principal es el de celebrar y fortalecer nuestras sólidas e históricas relaciones mirando hacia el futuro", dijo en el foro virtual la embajadora permanente de España ante la OEA, Carmen Montón, exministra de Sanidad del gobierno del socialista Pedro Sánchez.

En su discurso, en el que se refirió a América como una "región absolutamente prioritaria para España", Montón alertó sobre los "retrocesos y amenazas a la democracia" y llamó a "defenderla como única alternativa frente a cualquier deriva autoritaria excluyente e intolerante".

"Estamos obligados a defender la democracia como la alegría de Benedetti", enfatizó, y recitó frases del poema del uruguayo Mario Benedetti.

Montón felicitó a Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, México y Perú, que este año celebran el bicentenario de su independencia de la Corona española.

"Vuestra celebración también es la nuestra y os felicito por vuestras conquistas y logros", dijo.

Pero Montón no aludió a la tensión con el gobierno de México.

Desde que asumió en 2019, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido a España y al Vaticano que ofrezcan disculpas por los abusos cometidos durante la conquista y evangelización en México.

El gobierno español rechazó hace dos años "con toda firmeza" esa solicitud, señalando que la llegada de Colón "no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas".

El martes en la OEA, la embajadora de México, Luz Elena Baños, no se pronunció al respecto.

De su lado, el representante de la Santa Sede, Juan Antonio Cruz, señaló que el papa Francisco "ha reconocido ya en varias ocasiones los errores cometidos".

Cruz mencionó a San Pedro Claver, Bartolomé de las Casas, Francisco de Vitoria como "misioneros ejemplares" que "defendieron las poblaciones indígenas" y "fijaron las bases para lo que hoy conocemos como los derechos de los pueblos".

Y llamó a "sanar los sucesos de años pasados", sin olvidar los "desafíos urgentes de la región", como las migraciones, el narcotráfico, la pobreza y la crisis ecológica.

- "Superioridad europea" -

Una veintena de los 34 miembros activos de la OEA participaron en la sesión extraordinaria sobre el 12 de octubre, pero al igual que México, no hablaron ni Argentina, ni Canadá, ni Nicaragua, ni casi ninguno de los estados del Caribe.

La mayoría de los países americanos enumeraron aspectos positivos del legado español y hablaron de la España moderna como un "aliado" y un "socio estable", aunque señalando "luces y sombras" y "heridas aún no cerradas" de la conquista.

El embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordóñez, fue el más firme crítico de quienes reniegan de la herencia española y la responsabilizan "de todo lo malo que ocurre en la región".

Ordóñez reconoció "abusos y excesos" de la conquista, pero subrayó "el idioma, los valores, la civilización y la fe" que dejó, y advirtió sobre los argumentos de "discriminación racial estructural" y "patrones históricos de esclavismo" que impulsan la "hispanofobia".

"No se sorprendan si, siguiendo el manual, en poco tiempo las hordas anarquistas busquen derrumbar la imagen de la reina Isabel La Católica ubicada en las afueras del edificio de la OEA", dijo.

Frente a esa misma estatua, vandalizada el año pasado, posó días atrás la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, del conservador Partido Popular, quien durante su visita a Estados Unidos no sólo reivindicó el legado español sino que tildó el indigenismo de "nuevo comunismo".

El representante de Antigua y Barbuda ante la OEA, Ronald Sanders, deploró la conmemoración del 12 de octubre, señalando la ausencia de varios países miembros como prueba del descontento que genera "un oscuro pasado" marcado por "genocidio", "esclavitud" y "explotación" de pueblos originarios y africanos.

"La gente de estas tierras no necesitaba ser descubierta. Ya tenían una civilización, una rica cultura y un conocimiento que se adaptaba a la sostenibilidad de su entorno", afirmó.

"Ese encuentro no debe celebrarse. Debería lamentarse. Fue un encuentro ideado sobre la ideología de la superioridad europea", agregó, llamando a poner fin a esta conmemoración anual en la OEA.

ad/rsr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.