El ocaso de un Alberto Garzón que no convence ni cuando tiene razón

·4  min de lectura
El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón. EFE
El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón. EFE

Pocas veces a un ministro se le ha hecho tan largo el último tramo de su desempeño político como a Alberto Garzón. El ministro de Consumo actúa como tal, pero se le toma en consideración en la medida en la que aparece en todas las quinielas para ser el primero en salir por la puerta en cuanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, remodele su Gobierno. Garzón tiene el mismo peso que un exministro cuando, en realidad, todavía ostenta la cartera. Está tan quemado que ni siquiera convence cuando los datos están de su parte.

El ocaso de Garzón empezó incluso antes de entrar a formar parte del Gobierno, al resultar muy forzado la creación del citado ministerio para hacerle hueco en el Consejo de Gobierno tal y como exigía Unidas Podemos en el pacto de coalición. Una cartera de nueva creación -cuyas competencias en otros gobiernos se repartían entre el Ministerio de Sanidad (en el caso de Consumo) y el Ministerio de Hacienda (en el caso del juego)- al frente de la cual no ha logrado vencer claramente en ninguna de las batallas emprendidas. 

  1. Empezando por el el de las casas de apuestas. A su favor hay que decir que el Estado solamente puede decidir sobre el juego online ya que es cada Comunidad Autónoma la que se encarga del juego en su territorio. Pero lo cierto es que el ambicioso proyecto de "regular de manera urgente los juegos de azar para prevenir y frenar la ludopatía" se ha quedado en una tibia regulación de la publicidad de las casas de apuestas sin acuerdo unánime con las comunidades.

  2. Tampoco salió victorioso cuando en plena crisis Covid calificó al turismo como un "sector estacional, precario y de bajo valor añadido".

  3. Con la llegada de 'Filomena' llegó su derrota para tratar de rebajar el precio de la luz que tantas veces criticó antes de llegar al Gobierno.

  4. Y en estas ha llegado la polémica sobre la ganadería el consumo de carne. Garzón se ha puesto ha incitado a comer menos carne para proteger al planeta, pero lo ha hecho con una virulencia que le ha echado en contra al sector ganadero, a la oposición, al ministerio de Agricultura y al propio presidente del Gobierno, que no ha tardado en desautorizarle con una loa al chuletón de ternera.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En realidad, Garzón tiene los datos a su favor. Los que, entre otros, señalan que el sector cárnico provoca el 14,5% del total de emisiones de gases de CO2, o que para la crianza y elaboración de 1 kilo de carne de vaca se requieren 15.000 litros de agua. Greenpeace lo corrobora, y sostiene que "la ganadería por sí sola emite tantos gases de efecto invernadero como todo el transporte mundial".

Hay más, en España se consume cada año 7 millones de toneladas de carne. Teniendo en cuenta la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda un consumo semanal de entre 200 y 500 gramos de carne, el resultado es que los españoles consumen de media más de un kilo: es decir, entre 2 y 5 veces más de lo que se considera óptimo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También el IPCC, una organización intergubernamental de Naciones Unidas cuya misión es proveer una opinión objetiva y científica sobre la cuestión, señala que "cambiar la producción de alimentos es esencial para salvar al planeta de una catástrofe climática". Pero ha empezado su cruzada de manera menos directa. "No le estamos diciendo a la gente que deje de comer carne. En algunos sitios no tienen otra opción. Pero es obvio que en Occidente estamos comiendo demasiada carne". El IPCC no va en contra de la proteína de origen animal, incluida la vacuna, sino que aboga por fomentar que ésta se produzca en sistemas resilientes, sostenibles y de bajas emisiones".

Sin embargo, el escaso bagaje de Garzón como ministro, y sus derrotas anteriores, han hecho que ni siquiera se haya tomado en consideración una recomendación para la que tiene todos los datos a su favor.

En vídeo | Uruguay, el país de las cuatro vacas por persona, busca una ganadería más verde

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.