Alexandria Ocasio-Cortez no vacila y arriesga su capital político. ¿Tiene el apoyo de los neoyorquinos?

·8  min de lectura
India Walton, a la izquierda, perdió la candidatura a la alcaldía de Búfalo, Nueva York, a pesar de los esfuerzos de campaña de la diputada demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, a la derecha.  (Libby March/The New York Times)
India Walton, a la izquierda, perdió la candidatura a la alcaldía de Búfalo, Nueva York, a pesar de los esfuerzos de campaña de la diputada demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, a la derecha. (Libby March/The New York Times)

El martes, mientras el tren subterráneo número 6 avanzaba entre chirridos hacia una estación elevada del Bronx en la ciudad de Nueva York, uno de los constituyentes de la representante estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez estaba de pie al otro lado de la calle, tratando de entender la oposición de su congresista a la legislación de obras públicas más amplia en generaciones.

El proyecto de ley de infraestructura, que fue aprobado por la Cámara de Representantes la semana pasada, ofrece a Nueva York miles de millones de dólares, y era una de las principales prioridades del presidente Joe Biden, de los demócratas del Congreso e incluso de 13 republicanos, cuatro de ellos de Nueva York.

Sin embargo, Ocasio-Cortez y los cinco representantes progresistas que votaron en contra argumentaron que el proyecto de ley era demasiado modesto y trataron de usar sus votos para presionar a los moderados vacilantes para apoyar un proyecto de ley más ambicioso sobre el clima y la red de seguridad social que está pendiente.

"Ejecución equivocada"

“Mentalidad correcta”, dijo Emmet Allen, de 27 años, el constituyente parado afuera de la estación de la Avenida Buhre en Pelham Bay. “Pero ejecución equivocada”.

Durante más de tres años, Ocasio-Cortez ha ayudado a alterar el tejido del Partido Demócrata. En 2018, después de derrotar al poderoso representante en funciones Joseph Crowley, se convirtió de inmediato en el rostro de un movimiento ideológico ascendente que acumuló victorias electorales, empujó a los líderes del partido hacia la izquierda y entusiasmó a muchos votantes más jóvenes, a pesar de tener que soportar un torrente de agresiones de la derecha que volvió a arremeter contra ella esta semana.

Ocasio-Cortez sigue siendo muy popular entre muchos electores de su distrito, que vieron como pasó de trabajar como camarera a convertirse en una de las figuras más importantes del Partido Demócrata.

Pero así como Ocasio-Cortez fue considerada alguna vez por muchos observadores políticos la vanguardia de la nueva dirección del partido, ahora puede ser la más emblemática de sus divisiones.

Incluso en su distrito de la ciudad de Nueva York, percibido como uno de los más liberales de la nación, se están produciendo fuertes desacuerdos sobre qué tan a la izquierda debe ir el partido y cuál es la mejor manera de lograr el cambio, según las entrevistas con más de tres decenas de electores, funcionarios electos y líderes del partido.

Nunca había quedado tan claro como en la última semana, cuando los neoyorquinos debatieron la postura de la representante ante la medida bipartidista de infraestructura que financiará las tan necesarias mejoras del metro, las carreteras, los puentes y el alcantarillado, a pesar de no haber alcanzado las esperanzas demócratas iniciales.

La representante demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez y, a la izquierda, la senadora demócrata de Nueva York Kirsten Gillibrand, la gobernadora Kathy Hochul y el presidente Joe Biden recorren un barrio afectado por las inundaciones en Queens el 7 de septiembre de 2021.  (Sarahbeth Maney/The New York Times)
La representante demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez y, a la izquierda, la senadora demócrata de Nueva York Kirsten Gillibrand, la gobernadora Kathy Hochul y el presidente Joe Biden recorren un barrio afectado por las inundaciones en Queens el 7 de septiembre de 2021. (Sarahbeth Maney/The New York Times)

Al mismo tiempo, los demócratas están luchando para recuperarse de las recientes derrotas electorales en todo el país y en Nueva York, donde los republicanos se apoderaron de escaños demócratas en las comunidades dormitorio como el condado de Nassau e incluso, al parecer, en una contienda local que incluye una porción del distrito de Ocasio-Cortez.

Mientras Ocasio-Cortez explicaba su posicionamiento en materia de infraestructura en Instagram y se dirigía a Glasgow, Escocia, para asistir a la cumbre internacional sobre el clima, sus electores (desde el bullicioso barrio de Corona, en Queens, donde se habla mucho español, hasta las plácidas manzanas de Pelham Bay) batallaron para entender su estrategia.

Para algunos, incluidos los que la admiran, la cuestión parecía reducirse a esto: ¿servir en el gobierno consiste en rebasar los límites en cuestiones urgentes como el clima y la desigualdad estructural? ¿O se trata más bien de obtener resultados tangibles para los pasajeros del tren número 6?

“Ella dice votar por sus constituyentes”, afirmó Jennifer Shannon, de 51 años, quien ayuda a dirigir una organización civil en College Point, Queens, y votó por Ocasio-Cortez. “No digo que a la gente de su distrito no le importe el medioambiente, pero me parece que están cansados de las condiciones de nuestras calles y trenes subterráneos”.

Ocasio-Cortez, que no estuvo disponible para una entrevista, y sus aliados argumentan que su voto fue impulsado en efecto por su sentido de que se necesita más para mejorar la vida de los distritos electorales desatendidos desde siempre y capitalizar lo que puede ser una ventana de oportunidad fugaz para la influencia de los demócratas en Washington.

Sadye Paez, de 43 años, de Corona, dijo que agradecía la actitud de la congresista en el debate sobre las infraestructuras. “Es una manera de llamar la atención sobre estas comunidades”, señaló.

Dudas

A través de las redes sociales, muchos votantes también se sienten conectados de manera cercana con Ocasio-Cortez, quien intercala consejos de bienestar y fotos de su perro, Deco, con discusiones de política y procedimientos.

Pero algunos electores, líderes empresariales y funcionarios electos dicen que ella, en el día a día, no siempre es accesible.

“A veces, hay que olvidarse de la ideología para poder llevar comida a la mesa”, dijo Thomas Grech, director general de la Cámara de Comercio de Queens, quien dijo que nunca ha podido programar con éxito una reunión con la congresista, como lo hace con sus compañeros.

El martes, alrededor de las 3:30 de la tarde, la oficina del distrito de Queens de Ocasio-Cortez estaba cerrada con cerrojo, y lo que parecía ser una ventana en la puerta estaba oscurecida. Cuando Jahangir Hossein, un taxista, trató de dejar la documentación, se le informó a través de un sistema de intercomunicación que su equipo estaba trabajando a distancia y que debería volver el miércoles.

La escena contrastaba con la que se desarrollaba al final del pasillo, donde los neoyorquinos entraban y salían de la oficina de la senadora estatal Jessica Ramos.

Lauren Hitt, vocera de Ocasio-Cortez, dijo que las oficinas del distrito de la congresista por lo general estaban abiertas los lunes y los miércoles. Para enero, esperan poder atender en persona cuatro días a la semana, si la evolución de la salud pública lo permiten, con el compromiso de volver a los cinco días a la semana. Mientras tanto, su equipo afirma que los trámites de los casos se han acelerado.

“Sin duda, la pandemia nos obligó a hacer cambios en nuestra presencia en la oficina, pero seguimos sirviendo a nuestros electores”, dijo Hitt.

Señaló una serie de esfuerzos creativos centrados en servicios significativos para los electores, desde la distribución de alimentos hasta la puesta en marcha de un programa de tutoría para ayudar al aprendizaje a distancia, así como el proselitismo en los barrios tras el huracán Ida para animar a los residentes a solicitar ayuda federal.

Izquierda de la izquierda

Algunos de los debates más acalorados en torno al voto de Ocasio-Cortez y, en general, a su política se han desarrollado en grupos locales en línea.

Jack McCleland, un empleado jubilado de la Biblioteca Pública de Brooklyn, se sintió tan frustrado cuando leyó sobre el voto en contra del proyecto de ley de infraestructura que publicó un mensaje incendiario en un grupo de Facebook designado para su barrio de Jackson Heights, Queens.

“AOC votó en contra del proyecto de ley de infraestructura”, escribió. “Es hora de que se vaya”. El mensaje suscitó 145 comentarios.

En una entrevista, McCleland, de 74 años, dijo que se consideraba un demócrata devoto que quería una legislación ambiciosa sobre el clima y la salud. Pero dijo que ahora le preocupaba que en sus intentos de empujar al partido hacia la izquierda, Ocasio-Cortez estuviera debilitando su capacidad de gobernar.

“Tenemos que hacer algo, de lo contrario vamos a ser el partido del ‘no’ y no vamos a conservar la Cámara ni el Senado”, dijo, y agregó que pensaba que Ocasio-Cortez “se pavoneaba”.

Browne Smith, exbailarina de ballet y actriz, pidió a sus vecinos que escucharan a la congresista.

“Se llama voto de protesta”, dijo en una entrevista, y argumentó que las acciones de Ocasio-Cortez habían puesto de manifiesto lo que quedaba inconcluso en la agenda de Biden sin poner en riesgo la aprobación del proyecto de ley de infraestructura, dado su apoyo republicano.

“Apoyo que ella hable y vote en contra de las cosas que motivan a la gente a hablar de las injusticias que hay que enmendar”, dijo. “Quizá todavía esté aprendiendo los tejes y manejes de la política porque es joven. Pero lo hace muy bien”.

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Los arrecifes de coral están muriendo y tú puedes ayudar a salvarlos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.