La obsesión real del PSG en el tira y afloja por Kylian Mbappé

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 25: Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani, Emir of Qatar and owner of PSG attends the Ligue 1 match between Paris Saint-Germain and Stade Reims at Parc des Princes on September 25, 2019 in Paris, France. (Photo by Quality Sport Images/Getty Images)
Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani, Emir de Qatar y dueño del PSG. Foto: Quality Sport Images/Getty Images.

El verano descuenta sus días en el calendario y el gran culebrón de la etapa estival parece acelerar por fin hacia su gran final. La llegada o no de Kylian Mbappé por el Real Madrid es, sin duda, la gran historia del mercado de fichajes. Un cuento de trama interminable que ha cogido vuelo en las últimas horas, con la oferta reconocida de los blancos de 160 millones de euros por la estrella francesa que, según algunos medios franceses, el PSG habría rechazado.

La cifra, teniendo en cuenta que el delantero galo termina contrato esta temporada, lo que implica que en enero será libre de negociar su futuro sin ninguna prestación económica para los parisinos, es monumental. Sin embargo, en esta historia, el dinero, siempre importante, claro, parece un asunto accesorio. La gran obsesión del Paris Saint-Germain es otra: no quedar por debajo del Real Madrid.

Es una cuestión de imagen pública y respeto. Así lo explicó Olivier Goldstein, periodista de Radio Montecarlo, el medio que, en la noche del lunes, anticipó la intención del PSG de sentarse a negociar la posible venta del jugador, durante una intervención en 'El Partidazo' de la Cadena Cope. "No es una cuestión de dinero, que 160 millones de euros es mucho dinero. Realmente, lo que necesita el PSG, por cuestión de orgullo, es tener una oferta que sea irrechazable", contó.

¿Y cuánto sería esa oferta imposible de decir que no? Goldstein pone una cifra encima de la mesa que no parece al azar: "Hablamos, por ejemplo, de una oferta alrededor de 200 millones de euros, que sería una cantidad que, en último año de contrato, sería imposible que fuese rechazada por el PSG, ya que podría decirle al mundo: 'mira, hemos dejado ir a Mbappé, pero por un importe tremendo que nunca se había visto y más en tiempo de Covid'".

Un club especial

Hacer negocios con el PSG no resulta sencillo. Desde la llegada del dinero catarí, el conjunto parisino quiere ser parte de la aristocracia del fútbol europeo. Algo para lo que ha invertido muchos recursos a lo largo de los últimos años. Tienen el dinero, pero también quieren el estatus. En otras palabras, no quieren ser vistos como unos nuevos ricos a los que la élite continental de rancio abolengo puede explotar.

La mejor muestra de esta actitud de los parisinos respecto al exterior se vio con el fichaje frustrado de Marco Verratti por el Barcelona en 2017. Los azulgranas presionaron como solían hacer los grandes españoles, utilizando al futbolista para que, en rebeldía, obligase al PSG venderle. Pero la jugada no pudo salirle peor al conjunto catalán. Los franceses no solo no dieron su brazo a torcer con el mediocentro italiano, que todavía se encuentra en sus filas, sino que, ese mismo verano, terminaron fichando a Neymar en el que todavía es el traspaso más caro de la historia. 

Paris Saint-Germain's French forward Kylian Mbappe celebrates after scoring a goal during the French L1 football match between Stade Brestois and Paris Saint-Germain at Francis-Le Ble Stadium in Brest on August 20, 2021. (Photo by LOIC VENANCE / AFP) (Photo by LOIC VENANCE/AFP via Getty Images)
Kylian Mbappé no se ha declarado en rebeldía en ningún momento. Foto: LOIC VENANCE/AFP via Getty Images.

Florentino Pérez parece haber aprendido de aquella experiencia. Pese a que el interés del Real Madrid por Mbappé es público y notorio desde hace mucho tiempo, en esta ocasión no ha presionado al atacante para que se posicionase públicamente, ni mucho menos a que se negara a jugar como si hizo en otras ocasiones. Cuando los blancos ficharon a futbolistas como Luka Modric o Gareth Bale, ambos terminaron forzando de una manera u otra su salida del Tottenham Hotspur. El croata se negó a participar en la gira de pretemporada que los londinenses debían hacer por Estados Unidos, el galés, por su parte, no acudió a los entrenamientos del equipo, ejercitándose en solitario.

Ahora, el modus operandi ha sido radicalmente opuesto. Mbappé no solo ha jugado con el PSG las tres primeras jornadas de la Ligue 1, en las que suma un gol y dos asistencias, sino que el Real Madrid ha reconocido una oferta formal, algo totalmente inusual, una vez que RMC había informado que el PSG se abría a hablar por el jugador. De puertas para afuera, el cuidado de los blancos no puede ser más escrupuloso. Es consciente que no puede avasallar a los parisinos, sino que deben quedar como un trato entre iguales sin ganador ni perdedor. "Tiene que ser una oferta que en el mundo del fútbol, en tema de comunicación, porque es eso es lo importante, el PSG no pueda rechazar", recalca Goldstein. En ello parecen estar los blancos.

Vídeo | Boston Dynamics enseña en un vídeo inquietante cómo sus robots aprenden a hacer deportes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.