Observatorio ciudadano cuenta 2.970 muertes sospechosas de covid en Nicaragua

Agencia EFE
·2  min de lectura

Managua, 20 feb (EFE).- El independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 de Nicaragua informó este sábado que, según sus registros, 2.970 personas han fallecido en el país con síntomas del coronavirus o por neumonía, incluidas nueve en la última semana.

La entidad, una red de médicos y voluntarios de todo el país centroamericano, también reportó 12.955 casos sospechosos de la enfermedad hasta el miércoles pasado, una cifra superior a los registros brindados por el Ministerio de Salud nicaragüense.

Hasta el martes pasado, las autoridades de Salud reportaban 6.418 casos confirmados y 172 fallecidos.

El Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega no ha precisado el número de pruebas que ha realizado y se ha limitado a informar de la cifra de casos confirmados, las muertes y recuperados.

Asimismo, el observatorio indicó que 876 trabajadores de la salud han sido reportados con sintomatología asociada o presuntiva de la covid-19, entre ellos 115 que han fallecido.

En su informe, el Observatorio también contabilizó 2.710 irregularidades, incluido siete relacionados a exposición de personas en aglomeraciones, insuficiente información pública sobre la covid-19 y respuesta inadecuada por el Ministerio de Salud.

Nicaragua ha autorizado el uso de la vacuna Sputnik V, de Rusia, y la Covishield, fabricada en la India, como método para enfrentar la pandemia.

Según ha informado el Gobierno, Nicaragua cuenta con 107 millones de dólares para comprar vacunas contra la covid-19.

Las autoridades han prometido que, con el apoyo del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que suministra el medicamento a países pobres, garantizará dosis de vacunas para los 6,5 millones de habitantes.

El Ejecutivo ha sido criticado desde diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y por no haber suspendido las clases presenciales en medio de la pandemia y apenas establecer restricciones.

El presidente Daniel Ortega se ha declarado en contra de la campaña "Quédate en casa" porque, a su juicio, destruiría la economía local, que se ha contraído desde 2018 y que es mayoritariamente informal.

(c) Agencia EFE