“El Observador”: la macabra historia sin resolver del acosador que tuvo en vilo a una familia en EE.UU.

·5  min de lectura
"The Watcher" era el nombre con el que firmaba el extraño que vigilaba y acosaba a los dueños
iStock

Casi tan perturbadora como una película de terror resultó ser la historia de la familia Broaddus, quienes habitaban en Westfield, Nueva Jersey (Estados Unidos).

Horror: lo detuvieron por el crimen de un hombre y confesó otros 15 asesinatos

En 2014, Derek y Maria Broaddus compraron una espectacular casa por US$1.300.000. Pero el hogar de ensueño de los Broaddus pronto se convirtió en una pesadilla, ya que aquella compra incluía más que una antigua construcción y un amplio terreno: un extraño vigilante que se hacía llamar “The Watcher” (“El Observador”, en español).

En las cartas, un hombre aseguraba que él y generaciones anteriores habían estado vigilando la casa construida en 1905
iStock


En las cartas, un hombre aseguraba que él y generaciones anteriores habían estado vigilando la casa construida en 1905 (iStock/)

La historia atrajo el interés de la prensa. Los otros habitantes de la ciudad estaban al tanto de la existencia del extraño que, según anunció en reiteradas ocasiones por medio de macabros mecanismos, vigilaba la casa.

Las intimidantes cartas de un acosador

La casa había sido construida en 1905, era una vivienda unifamiliar de unos 364 metros cuadrados con seis habitaciones, según señaló The New York Times.

Tras haber obtenido la propiedad 657 Boulevard en Westfield, los Broaddus, quienes tenían tres hijos, comenzaron a remodelar su nueva casa. Sin embargo, antes de mudarse recibieron una carta de un extraño.

El citado medio indicó que, solo tres días después de cerrar el trato, los Broaddus recibieron la atemorizante misiva. En la carta, publicada por medios locales, se podía leer: “657 Boulevard fue el centro de mi familia durante décadas y ahora que se acerca a sus 110 años, me pusieron a cargo de vigilar y esperar su llegada. Mi abuelo cuidó esta casa en la década de 1920 y mi padre hizo lo mismo en la década de 1960. Ahora me toca a mí. ¿Conocen la historia de esta casa? ¿Saben lo que hay dentro de sus paredes? ¿Por qué están aquí? Yo lo averiguaré”. El autor firmaba como “The Watcher”.

Hubo varias investigaciones para dar con el misterioso vigilante de la casa
iStock


Hubo varias investigaciones para dar con el misterioso vigilante de la casa (iStock/)

La familia, lamentablemente, nunca se instaló del todo en la vivienda a raíz del terror que les provocaron las cartas, las cuales eran cada vez más amenazantes.

En otras de las misivas compartidas decía: “¿Necesitan llenar la casa de sangre joven como pedí? Se lo pedí a los anteriores propietarios. Una vez conozca sus nombres los llamaré y los atraeré hacia mí”. El vigilante anónimo se refería a los tres hijos de los Broaddus como “sangre joven”.

“La muerte blanca”: los secretos de Simo Häyhä, el francotirador más letal de la historia

En los mensajes, el autor también hablaba de los anteriores dueños de la vivienda, John y Andrea Woods, quienes, al ser consultados por los nuevos dueños, aseguraron haber recibido tan solo una extraña carta pocos días antes de mudarse de allí.

La investigación de la policía

La familia Broaddus estaba desesperada. Decidieron instalar cámaras en la propiedad e incluso contrataron investigadores privados, entre ellos a un agente retirado del FBI.

The New York Times señaló que sospecharon de los vecinos: una anciana de 90 años que vivía con sus hijos, de unos 60 años. Todos negaron saber algo sobre las cartas.

Vender la casa 657 Boulevard se convirtió en una tarea casi imposible, por los rumores del acosador que la vigilaba
iStock


Vender la casa 657 Boulevard se convirtió en una tarea casi imposible, por los rumores del acosador que la vigilaba (iStock/)

Los Broaddus preguntaron a los anteriores dueños si habían recibido otra oferta para la compra, intuyendo que otros interesados en adquirir la propiedad los estaban acosando. Pero nadie sabía nada. Las sospechas se volvieron polvo.

Según se informó, no llegaron a ninguna parte las investigaciones. Aún así, las cartas no paraban de llegar. Sin otro remedio, los Broaddus pusieron la casa a la venta seis meses después de haber concretado la compra.

Robo hormiga: durante 12 años, se llevó tóners de su trabajo y se volvió millonario

Las cartas, escritas en computadora, eran enviadas desde Newark, a 19 kilómetros del lugar, según narró El Confidencial.

Los primeros propietarios de la vivienda aseguraron a diversos medios que no fueron acosados por nadie durante los 23 años que habitaron el lugar.

Incluso, en Twitter, una cuenta que se hace llamar Westfield Watcher, bromeó sobre quién interpretaría al observador en la pantalla grande
Twitter


Incluso, en Twitter, una cuenta que se hace llamar Westfield Watcher, bromeó sobre quién interpretaría al observador en la pantalla grande (Twitter/)

Sin embargo, los Broaddus los demandaron por no haberles informado sobre “El Observador”, según indicó The New York Times. La demanda fue desestimada en 2017.

Vender la casa que nunca habitaron

Las malas noticias en ocasiones “vuelan” y los medios de comunicación se interesaron por la historia de la casa y el misterioso autor de las cartas.

El eco de “El Observador” propició que nadie quisiera comprar la casa. Todos los posibles compradores se espantaban al escuchar el relato de las cartas.

La bella socialité que escondía un macabro secreto tras las puertas de su mansión

Según medios locales, la familia alquiló la casa durante algún tiempo y, en 2019, vendieron la propiedad por 959.000 dólares, un precio bajo considerando que pagaron y ni siquiera la habitaron.

Según The New York Times, los nuevos dueños serían Andrew y Allison Carr, quienes se negaron a hablar ante la prensa. Dos años después de la compra no se volvieron a presentar noticias sobre “El Observador”.

Llevar la historia a la pantalla grande

Así como la historia de la casa sorprendió a más de uno y hasta se comparó con una película de terror, varias productoras mostraron su interés por crear, justamente, una producción inspirada en dichos sucesos.

El medio local NJ señaló que cuatro estudios cinematográficos, entre estos Universal y New Line Cinema, se mostraron interesados por la historia de la familia y el acosador de las cartas.

Finalmente, Netflix se quedó con los derechos de la historia para crear una producción inspirada en los hechos
iStock


Finalmente, Netflix se quedó con los derechos de la historia para crear una producción inspirada en los hechos (iStock/)

Incluso, en Twitter, una cuenta que se hace llamar Westfield Watcher, bromeó sobre quién interpretaría al observador “The Watcher” en la pantalla grande.

Finalmente, después de una disputa entre Warner Bros, Fox, Amazon y Netflix, este último se quedó con los derechos de la historia. Un relato que, a pesar de llevarse pronto a la ficción, no dictó su punto final.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.