Las observaciones por satélite en tiempo real revelan cómo los incendios devastaron el planeta en 2021

·3  min de lectura

La propagación de incendios forestales extremos y sostenidos en vastas zonas del planeta en 2021 fue captada por observaciones satelitales en tiempo real.

Se calcula que los incendios forestales han provocado un total de 1.760 megatoneladas (Mt) de emisiones de carbono a la atmósfera este año, lo que equivale a casi un tercio del total de las emisiones anuales de EE.UU.

Las observaciones de los incendios activos fueron captadas por el CAMS (Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus), lo que permite estimar las emisiones de los incendios forestales casi en tiempo real, junto con el impacto en la calidad del aire.

Las condiciones extremas de calor y sequía provocadas por la crisis climática están alimentando incendios forestales más grandes e imprevisibles.

El verano de 2021 fue especialmente grave, con incendios en grandes zonas de América del Norte, Siberia, el Mediterráneo oriental y central y el norte de África.

Las emisiones totales estimadas de agosto fueron las más elevadas del año, con unas 378Mt de carbono liberadas a la atmósfera en todo el mundo. Más de la mitad de las emisiones procedieron de los incendios de Norteamérica y Siberia, dos de las regiones más afectadas.

Los incendios forestales de la República de Sajá, en el noreste de Siberia, marcaron el total más alto del verano, de junio a agosto, y supusieron más del doble de los años anteriores, según el conjunto de datos del GFAS (Sistema Mundial de Asimilación de Incendios), de 19 años, del CAMS.

Emisiones diarias de carbono acumuladas por los incendios forestales en la República de Sajá, al noreste de Siberia (Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus)
Emisiones diarias de carbono acumuladas por los incendios forestales en la República de Sajá, al noreste de Siberia (Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus)

Tras un nivel de incendios sin precedentes en 2020, este verano se produjeron incendios forestales en las zonas occidentales de Norteamérica.

La provincia canadiense de Columbia Británica se vio gravemente afectada tras una mortífera ola de calor en la región a principios de verano. El 30 de junio, un incendio arrasó la pequeña ciudad de Lytton (Columbia Británica) y causó dos muertos.

En julio, California registró el mayor incendio de la historia del estado, el Dixie Fire. También se cree que fue el primero en superar la cordillera de Sierra Nevada.

La gran intensidad y persistencia de las emisiones de los incendios forestales de EE.UU. fue captada en las observaciones por satélite como una gran columna de humo, que cruzó el Océano Atlántico antes de mezclarse con el humo de los incendios forestales de Siberia, y derivar hacia el Reino Unido y a través de Europa.

En los países del este y el centro del Mediterráneo se produjeron varios días de incendios forestales extremos en julio y agosto, lo que provocó altas concentraciones de partículas finas (conocidas como PM2,5) y la degradación de la calidad del aire.

Este verano se produjo una sequía extrema y altas temperaturas en algunas partes de Europa, creando una tormenta perfecta de condiciones para incendios graves.

Turquía fue devastada por incendios forestales en julio y también se sintieron graves impactos en Grecia, Italia, Albania, Macedonia del Norte, España, Argelia y Túnez.

A finales de septiembre, comienza la quema anual de rastrojos en Pakistán y el noroeste de la India. El CAMS reportó que la neblina y la contaminación por humo provocaron concentraciones muy altas de contaminación atmosférica, incluidas las PM2,5, que afectaron a millones de personas. Los incendios forestales fueron más graves en los estados indios de Punjab y Haryana.

“A medida que el año se acerca a su fin, hemos visto que extensas regiones han experimentado una intensa y prolongada actividad de incendios forestales, algunos de los cuales han alcanzado un nivel no observado en las últimas dos décadas”, aseveró Mark Parrington, científico principal y experto en incendios forestales del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus ECMWF.

“Las condiciones regionales más secas y cálidas causadas por el calentamiento global aumentan el riesgo de inflamabilidad y de incendio de la vegetación y esto se ha reflejado en los incendios extremadamente grandes, de rápido desarrollo y persistentes que hemos estado monitoreando”.

Relacionados

Incendios forestales en California mataron miles de secuoyas

Decenas de evacuados por incendio en refinería en Indonesia

Una tormenta deja daños "devastadores" en EEUU y Canadá

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.