Obras de drenaje desentierran termas romanas en el corazón de la capital de Jordania

Suleiman Al-Khalidi y Muath Freij
·2  min de lectura

Por Suleiman Al-Khalidi y Muath Freij

AMÁN, 29 dic (Reuters) - El descubrimiento de las ruinas de unas antiguas termas romanas durante la construcción de un importante sistema de drenaje en el corazón de la capital de Jordania ha planteado un dilema: ¿cómo preservar el pasado del país mientras se planifica su futuro?

Se espera que una comisión gubernamental establecida hace dos semanas decida pronto si ampliar las excavaciones en el lugar o si seguir adelante con un canal subterráneo que desviaría el agua que desciende sobre Amán desde las colinas circundantes.

Los restos de las calderas son una señal de un elaborado sistema de calefacción que los arqueólogos creen que es el primer descubrimiento de este tipo entre los restos de la antigua ciudad de Filadelfia en la que se construyó Amán.

"Sopesaremos las necesidades de la ciudad entre protegerla de las inundaciones y preservar las antigüedades bajo las calles", dijo Yazid Elayan, jefe del Departamento de Antigüedades de Jordania.

"Amán era una de las ciudades romanas más grandes y tiene una de las termas más grandes (...) Dondequiera que se excave en Amán se pueden encontrar antigüedades", dijo a Reuters.

El trabajo en el sistema de drenaje se ha suspendido mientras se toma la decisión.

Amán es una ciudad antigua donde aún se pueden ver muchos símbolos de la civilización romana, desde el anfiteatro con capacidad para 6.000 espectadores hasta las fuentes del Ninfeo y el templo de Hércules en una de las colinas más altas de Amán.

El empeoramiento de la infraestructura y la planificación urbana desordenada han afectado a la pujante ciudad de cuatro millones de personas construida sobre capas de civilizaciones antiguas que abarcan a los amonitas, moabitas, romanos, griegos y el período islámico.

Los funcionarios municipales ya han expresado su preocupación de que retrasar el proyecto de drenaje podría elevar los niveles de agua en el centro de Amán y de que se vuelvan a producir inundaciones durante el invierno.

Amán ha experimentado un rápido crecimiento en las últimas décadas como resultado de las oleadas de refugiados de los conflictos árabe-israelíes y la agitación regional, lo que la transformó de una ciudad adormecida a uno de los centros urbanos más grandes de Oriente Medio.

(Reporte de Suleiman Al-Khalidi. Editado en español por Rodrigo Charme)