"Hay obligación de no obedecer un pensamiento único con la 4T"

·5  min de lectura

Ariadna García

CIUDAD DE MÉXICO, abril 24 (EL UNIVERSAL).- Porfirio Muñoz Ledo considera que en el gobierno federal y en el movimiento conocido como la Cuarta Transformación hay una tendencia a un Estado más duro, y señala a un grupo de ideólogos y pragmáticos para quienes la 4T el proyecto ahora es violar la actual Constitución.

"Hacen reformas constitucionales para aplicar su programa de gobierno, no para reestructurar el Estado mexicano, y ese el problema, violar la Constitución, ni siquiera es reformarla. Una cosa es hacer una nueva Constitución y otra es olvidar la anterior".

Asegura, en entrevista con EL UNIVERSAL, que Morena ha roto su orden democrático. Dice no saber en qué momento o por qué razón lo que se consideraba un pensamiento democrático, un régimen democrático, ahora se torna en violentar la Constitución.

Su percepción es que todo viene desde la Consejería Jurídica de la Presidencia, la cual encabeza Julio Scherer Ibarra y a quien, asegura, llaman MaquiaScherer, en referencia a Nicolás Maquiavelo, padre de la ciencia política.

El experimentado legislador cuestiona por qué el presidente Andrés Manuel López Obrador ha tolerado lo que le han hecho en el interior de Morena; por qué permitió que le quitaran la dirigencia del partido "a la mala", que no le permitieran la reelección como diputado, entre otros.

¿Por qué considera que se plantean cambios como el de la Suprema Corte de Justicia de la Nación?

—Hay una tendencia a un Estado más duro, los ideólogos y los pragmáticos de lo que se llama la 4T piensan abiertamente y lo han dicho, que en el periodo de construcción de un nuevo régimen deben hacerse a un lado escrúpulos legales, y yo diría, morales.

No saben lo que es la 4T; ninguno me puede decir qué es la 4T; es un tema como porra, parecen porristas: ‘¡4T, 4T!’ La 4T es la síntesis de lo que fue el proyecto de la ‘Cuarta Constitución’ del país, proyecto que elaboramos desde hace mucho, comenzamos en 2006 cuando fui presidente del consejo consultivo de López Obrador. Pero ahora es el proyecto de violar la Constitución.

Hacen reformas constitucionales para aplicar su programa de gobierno, no para reestructurar el Estado mexicano y ese es el problema, violar la Constitución, ni siquiera es reformarla. Una cosa es hacer una nueva Constitución y otra es olvidar la anterior.

Es evidente que un gobierno necesita fuerza para lograr transformaciones, pero dentro del orden constitucional.

¿De dónde proviene todo?

—Maquiavelo dice que cuando un príncipe necesita vencer al enemigo puede usar cualquier medio y justifica, inventa y esboza, lo que llama razón de Estado. Pero no estamos en el siglo XVI. Me dicen que el hijo de un gran periodista mexicano y amigo mío, Julio Scherer, está llevando al Presidente a ese tipo de actuaciones. En reuniones privadas y en broma le llaman MaquiaScherer. Tiene el derecho de intervenir en asuntos judiciales, es el que cabildea, da instrucciones, no creo que opere con dinero.

Morena ha roto su orden democrático, estamos obligados a no obedecer un pensamiento único. No sé en qué momento y por qué razón lo que consideramos pensamiento democrático, un régimen democrático, ahora es violentar la Constitución.

¿Morena y el gobierno van por el mismo camino?

—No, van por caminos separados, es la disidencia la que se está construyendo desde Palacio Nacional. Quiero llamarle al pan, pan, y al vino, vino; este es un momento crucial para el futuro democrático del país… decisión definitiva congruente: me opongo, por todas las razones legales, morales, históricas, a esta transgresión a la Constitución que tendría muchas consecuencias; sería el principio de una serie de traiciones.

Tendencia que se está imponiendo, es fachistoide [reacción y represión]. El estilo es la negociación para atrás con dinero, es decir, es falso que hayan reducido el neoliberalismo.

Se denuesta y ataca a las instituciones autónomas que formamos para que no haya poder ajeno al poder de la Presidencia y entonces quieren disolver todo lo que hemos construido en la arena democrática o creíamos haber construido desde 1988. Creamos el IFE, es creación de nosotros, el INE también fue nuestro; creamos un Tribunal Electoral independiente, no este que se impuso después: que es y no es. Todo lo construimos democráticamente. Están las instituciones de autonomía de gestión: el Inegi, Coneval, el Inai, todas están siendo pisoteadas.

¿Qué ha pasado con Morena, no ha sabido tener el poder, enloqueció?

—Andrés Manuel no enloquece. El presidente Andrés Manuel es una persona por la que tengo antiguo afecto, porque vivimos muchas cosas dramáticas juntos, lo conozco muy bien, nunca sale de sus cabales.

Del gobierno actual no es el proyecto de Morena. Morena somos todos. Cuidado, nadie tiene el monopolio de Morena, no se vale expulsar a patadas a una gente como yo, de la Presidencia, del partido, a patadas y con dinero: mil 650 millones de pesos.

Ya el Tribunal Electoral dio vista a la Unidad de Inteligencia Financiera para que averigüe el monto y origen de los recursos privados que usó Mario Delgado, al que llamo el Muñeco morboso, porque es de triquiñuelas, ese es el que se ha desquiciado.

¿El presidente López Obrador está enterado de todo?

—Decía un Presidente del viejo régimen: no se equivoquen, en México todo sale de Palacio. Yo me he preguntado por qué Andrés Manuel, mi amigo de tantos años, mi compañero de lucha, compañero más cercano en luchas, admite estas cosas contra mi persona. ¿Por qué has tolerado, Andrés, todo lo que me han hecho?, ¿yo te he amenazado? Tengo 88 años, soy una amenaza para tu conciencia, Andrés, eso soy.

Soy una manera de desaparecer planes perversos, de quedarse en el poder público mediante el dinero; avasallar a la Constitución. Llegamos a la hora de la verdad. ¿Queremos una democracia o no la queremos? ¿Estamos dispuestos a aceptar que en nombre de un movimiento libertario se imponga un yugo autoritario?

Ayer recibí tres denuncias, no tengo constancia: que a los diputados que no fueron reelectos, por razón de que entró la aplanadora delgadista, les están ofreciendo cargos; están haciendo abiertas amenazas a compañeros del partido, les han dicho cosas raras: que se las van a ver con la FGR. ¡No me amenaces Andrés!

¿Cómo puede quedar Morena electoralmente?

—Yo quiero dejar sentado que no pretendo reducir la mayoría de Morena, no es mi propósito. Yo me iré a la vida académica, haré los últimos viajes de mi vida, mi voz no cesará.