Los obispos de EE.UU. esquivan una pelea con la Casa Blanca por la comunión del presidente Joe Biden

·3  min de lectura
Se llevó a cabo la votación final que definió si privar o no a Biden de la Comunión, por su posición sobre el aborto
JIM WATSON

WASHINGTON.- En una votación que había generado enorme expectativa, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos aprobó por primera vez en 15 años un documento sobre la comunión que dejó afuera cualquier mención sobre los políticos que respaldan el derecho al aborto, y evitó de esa forma una politización de la Eucaristía y un enfrentamiento directo con la Casa Blanca. El debate sobre quién puede practicar la comunión en la Iglesia Católica había ganado fuerza luego de que Joe Biden, devotó católico y férreo defensor del derecho de las mujeres a abortar, llegó a la presidencia. El tema incluso estuvo presente en la reciente audiencia de Biden con el papa Francisco. “Es un buen católico que debe seguir recibiendo la comunión”, había dicho el Santo Padre.

El documento fue aprobado por 222 votos a favor y apenas ocho en contra y fue seguido por un aplauso de los obispos reunidos en la conferencia que se realiza en Baltimore.

En esta foto de archivo del 20 de enero de 2021, el presidente Joe Biden y su esposa Jill Biden asisten a misa en la catedral de San Mateo Apóstol durante las ceremonias del día de la juramentación. La votación definió que Biden y otros políticos católicos pueden comulgar a pesar de abogar por el derecho de aborto.
En esta foto de archivo del 20 de enero de 2021, el presidente Joe Biden y su esposa Jill Biden asisten a misa en la catedral de San Mateo Apóstol durante las ceremonias del día de la juramentación. La votación definió que Biden y otros políticos católicos pueden comulgar a pesar de abogar por el derecho de aborto.


En esta foto de archivo del 20 de enero de 2021, el presidente Joe Biden y su esposa Jill Biden asisten a misa en la catedral de San Mateo Apóstol durante las ceremonias del día de la juramentación. La votación definió que Biden y otros políticos católicos pueden comulgar a pesar de abogar por el derecho de aborto.

La votación puso punto final a un debate que recorrió el último año luego de que Biden se impuso en la última elección presidencial, y puso al descubierto la grieta interna en la Iglesia Católicas y las tensiones entre los obispos norteamericanos y el Vaticano. El encuentro de Biden con Francisco había dejado un contundente respaldo del Sumo Pontífice al mandatario. Francisco se reunió con Biden por espacio de una hora y cuarto en un encuentro –la audiencia más larga que ha concedido– en el que hubo “risas y buen entendimiento”.

En 2014, el entonces presidente Barack Obama estuvo con Francisco 50 minutos, mientras que en 2017, Donald Trump compartió media hora. Biden, quien en más de una ocasión ha destacado el liderazgo de Francisco y la enorme influencia que ha tenido sobre su familia, tiene una foto de Jorge Bergoglio en el Salón Oval.

Usted es el guerrero más fuerte de la paz que jamás encontré”, le dijo el presidente estadounidense al Papa en Roma.

Joe Biden y el Papa Francisco
Joe Biden y el Papa Francisco


Joe Biden y el Papa Francisco

El día de la toma de posesión de Biden en enero, el arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, presidente de la conferencia, emitió una declaración en la que caracterizaba al nuevo presidente como el avance de políticas que “promueven los males morales y amenazan la vida y la dignidad humanas, más seriamente en las áreas del aborto y la anticoncepción, matrimonio y género”.

El documento sobre la Eucaristía, uno de los siete sacramentos de la Iglesia Católica, había aumentado el interés sobre el encuentro de los obispos luego de meses de ofensiva de la derecha en Estados Unidos para intentar que fuera incluida una mención sobre el aborto y las figuras públicas y los políticos que comulgan y respaldan el aborto, un derecho que la Corte Suprema garantizó hace más de cuatro décadas pero que aún aparece como la madre de todas las batallas culturales en el país.

En última instancia la pregunta que debían responder los obispos católicos era si los políticos que respaldan el derecho al aborto pueden comulgar o no.

Las nuevas guías de la Conferencia Episcopal sobre la comunión remarcan la obligación de las figuras públicas católicas de demostrar coherencia moral entre su fe personal y sus acciones públicas. El documento sostiene que los laicos que ejercen alguna forma de autoridad pública tienen la responsabilidad de “servir a la familia humana defendiendo la vida y la dignidad humanas”. Y dice que los obispos tienen una “responsabilidad especial” de abordar situaciones en las que existe una brecha entre las acciones públicas y la enseñanza de la Iglesia.

La reunión en Baltimore fue la primera asamblea general en persona de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos desde 2019. El año último, el encuentro se canceló debido a la pandemia de coronavirus. En junio de este año, los obispos se reunieron virtualmente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.