Los obispos cubanos critican parte del contenido del Código de las Familias

·2  min de lectura

La Habana, 13 sep (EFE).- La Iglesia católica en Cuba destacó sus desacuerdos con el Código de las Familias, que incluye el matrimonio igualitario y la gestación subrogada, y pidió votar en "conciencia" en el próximo referendo sobre este paquete legislativo.

En un comunicado que compartió este martes la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba criticó asimismo la "campaña oficial" del Gobierno por el "sí" en esta consulta popular, prevista para el 25 de septiembre, que se ha volcado en los medios oficiales y las redes pidiendo el respaldo a la normativa.

El amplio paquete legislativo fue aprobado en julio por la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) y será la única norma del actual periodo legislativo que pasará por una consulta popular.

El documento incluye varias cuestiones que han generado polémica en el país, como el matrimonio y la adopción para personas del mismo sexo, así como la gestación subrogada (llamada "solidaria" en el texto).

Los obispos señalaron la "desilusión que éstas y otras propuestas que resultaron notoriamente cuestionadas por parte de la sociedad, siguen intactas en el Código que se presenta ahora a referendo", según el mensaje, firmado entre otros por el presidente de la conferencia, el obispo de Holguín (oriente) Emilio Aranguren.

RECHAZO AL MATRIMONIO IGUALITARIO

"El matrimonio entre hombre y mujer, que es la base natural de la familia, no puede ser desplazado o deformado para dar paso a otras maneras construidas legalmente", indicaron los obispos en rechazo a este tema.

La conferencia criticó además que las parejas homosexuales puedan adoptar al considerar que "la adopción es esencialmente un modo de conceder al niño por ley, lo que por naturaleza le corresponde y necesita: un padre y una madre".

Los obispos cargaron igualmente contra la "gestación solidaria" al afirmar que "no es ética" ni "adecuada"; así como contra la posibilidad de que los menores de edad asuman diferentes criterios sin la autorización de sus padres.

Sin embargo, destacaron que la norma aborde asuntos relativos a la violencia de género, la protección de los niños, los discapacitados y las personas mayores.

Sobre la campaña oficial en favor del "sí", los obispos criticaron la falta de información plural para que el ciudadano pueda tomar una decisión formada.

"Para que el voto sea tal, se requiere contar con pluralidad de información que permita al ciudadano asumir su propia decisión", consideraron los obispos.

"La información, al fluir en un solo sentido, sin otros contrapesos, opera como un factor condicionante, y el voto que de la misma se derive expresará, necesaria e inevitablemente, una voluntad condicionada", aseguraron.

(c) Agencia EFE