La obesidad y la pobreza provocan hipertensión arterial, según un estudio de la OMS

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Adedotun Adebayo (15), paciente con diabetes tipo 2, se inyecta insulina antes de cenar en su casa en Glenarden, Maryland, EEUU. 15 de julio de 2021.

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA, 25 ago (Reuters) - Cerca de 1.300 millones de personas en todo el mundo sufren de hipertensión, un asesino silencioso a menudo impulsado por la obesidad, que aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y enfermedades renales, dijo el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La hipertensión puede diagnosticarse fácilmente mediante el control de la presión arterial y tratarse con fármacos de bajo costo, pero la mitad de las personas afectadas no son conscientes de su enfermedad, que queda sin tratar, según un estudio conjunto de la OMS y el Imperial College de Londres publicado en The Lancet.

Si bien las tasas de hipertensión han cambiado poco en 30 años, el número de casos se ha desplazado a los países de ingresos más bajos, ya que las naciones ricas la han controlado en gran medida, según el estudio.

"Está lejos de ser una condición de riqueza, es en gran medida una condición de pobreza", dijo Majid Ezzati, profesor de salud ambiental global en el Imperial College de Londres, en una rueda de prensa.

"Muchas partes del África subsahariana, partes del sur de Asia, algunas naciones insulares del Pacífico, todavía no están recibiendo los tratamientos necesarios", dijo.

Unos 17,9 millones de personas murieron en 2019 por enfermedades cardiovasculares, lo que supone una de cada tres muertes en el mundo, y la hipertensión es un factor importante, según la OMS.

"Sabemos que el tratamiento es barato, son medicamentos de bajo costo. Pero es necesario incluirlos en la CSU (cobertura sanitaria universal) para que esto no sea un costo para el paciente, tiene que estar cubierto por el sistema de seguros", dijo Bente Mikkelsen, directora del departamento de enfermedades no transmisibles de la OMS.

Aparte de los factores de riesgo genéticos de la hipertensión, hay "factores de riesgo modificables" relacionados con el estilo de vida, dijo Mikkelsen.

Entre ellos se encuentran las dietas poco saludables, la inactividad física, el consumo de tabaco y alcohol, la diabetes no controlada y el sobrepeso, dijo. En referencia a la obesidad, dijo: "Es realmente el tsunami de los factores de riesgo".

(Reporte de Stephanie Nebehay; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.