Por qué la obesidad es un factor tan riesgoso para quienes se contagian de Covid-19

·4  min de lectura
Desde hoy, son consideradas personas de riesgo ante el coronavirus aquellas personas con obesidad que tengan un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 35,0 kg/m2
Desde hoy, son consideradas personas de riesgo ante el coronavirus aquellas personas con obesidad que tengan un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 35,0 kg/m2

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) estudió las características de los pacientes internados por Covid-19 durante los últimos seis meses del 2020 en la mayoría de las terapias intensivas del país. El foco se puso en quienes usaban respirador, considerada la población grave. El 44% eran pacientes obesos.

En los hospitales de todo el mundo, gran parte de los pacientes que se atienden por Covid-19 sufren obesidad. Según la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) llegaron a ser el 80% de todos los que precisaron intubación, ventilación mecánica o fallecieron en ese país. Y, en los Estados Unidos, fueron el 51% de casi 150.000 adultos que acudieron al departamento de emergencias o fueron ingresados por Covid, de acuerdo a lo que publicó en marzo su Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Según se estudió allí, cuanto más aumentaba el índice de masa corporal (IMC) también lo hacían las chances de cursar un cuadro grave de infección.

¿Qué se sabe hasta ahora de la relación entre la obesidad y el coronavirus?

Rosa Reina, médica intensivista y titular de la SATI, pone en primer lugar las otras enfermedades asociadas que suelen acarrear quienes sufren obesidad. “Suele darse una combinación de otras afecciones que ya son consideradas factores de riesgo para el Covid, porque no son infrecuentes las alteraciones cardiovasculares, las respiratorias, la hipertensión y la diabetes. La obesidad también suele acompañarse de problemas vasculares a nivel de irrigación y alteraciones neurológicas, todo un conjunto que los hace mucho más propensos a desarrollar cuadros graves de coronavirus”, explica.

Coronavirus: liberan tumbas en el cementerio de la Chacarita para una eventual demanda de espacio

Un índice de masa corporal superior a 30 determina obesidad. Se calcula dividiendo el peso de la persona por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Un IMC de 25 o más determina sobrepeso.

La última encuesta Nacional de Factores de Riesgo hecha en el país indicó que, de 10 adultos argentinos, seis tienen sobrepeso y dos obesidad. Estas cifras son de 2019 y pueden haber empeorado con todos los cambios que impuso la pandemia.

Tormenta de citoquinas

“La obesidad es una enfermedad inflamatoria crónica de bajo grado, eso significa que ya de por sí hay una producción de citoquinas que va inflamando los tejidos “, explica el Dr. Aldo Cúneo, médico especialista en nutrición e investigador del Centro de Investigaciones Metabólicas (CINME).

La llamada “tormenta de citoquinas” que se da en los casos graves de coronavirus es una reacción desproporcionada del sistema inmune que puede dañar los órganos y provocar la muerte.

“En los paciente obesos esto está mucho más presupuesto, porque el tejido graso —y sobretodo el del abdomen— es un tejido especial que hace aumentar la producción de citoquinas inflamatorias”, explica Cúneo. “Otro aspecto fundamental es que el paciente obeso tiene un componemente inmunológico más difícil: suele tener menor capacidad de defensa”.

Cúneo explica con cifras cuánto más grave puede ser un cuadro de Covid para los pacientes obesos. “Con un IMC de 30 aumentan un 30% las chances de tener una forma grave de coronavirus. Ya con 40, que es obesidad mórbida, se duplican las chances de enfermedad grave aunque el paciente no tenga otras comorbilidades”.

“La pandemia ha podido demostrar o hacerle entender a la gente que la obesidad es una enfermedad a la que lamentablemente no se le tiene demasiada consideración en nuestro país. La obesidad es la pandemia del siglo 20 y ahora se sumó la del coronavirus”, dice el Dr. Pedro Martínez, jefe de cirugía bariátrica y metabólica del Hospital Austral y presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO).

Efecto encierro: Qué señales podrían indicar trastornos de la alimentación en los chicos

Según dice, en el imaginario popular sigue aquella percepción de que las personas obesas simplemente tienen que comer menos y caminar más y no se tiene presente la verdadera magnitud de la enfermedad: la obesidad agrava mucho la enfermedad de coronavirus como tantas otras infecciones y enfermedades.

“El paciente obeso se está muriendo: nuestra estadística muestra que hoy la obesidad y la diabetes son los principales factores de riesgo en menores de 55 con Covid”, explica.

Martínez lamenta que se hayan suspendido las cirugías bariátricas programadas —dice que cayeron un 90% entre 2019 y 2020— en el plan de contingencia por Covid. “Sabemos que hoy es el tratamiento más efectivo. En cambio la pandemia hace que el obeso esté en su casa con más ansiedad, mayor posibilidad de picotear comidas menos nutritivas, baja autoestima, depresión. Todo eso aumenta las chances de que sea más obeso”.

Cúneo siente que sigue faltando un registro adecuado de la gravedad de la obesidad. “Veo muchos pacientes diabéticos que tienen mucho más presente el riesgo por Covid. Pero el paciente obeso tiende a minimizarlo. Acabo de ver a un chico con un IMC de 40 que me preguntó si debía vacunarse o no. Cree que tal vez por no tener otra comorbilidad no es de riesgo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.