Obergefell fue clave en el fallo histórico del Supremo sobre el matrimonio gay. Ahora está aterrorizado

·4  min de lectura
Andrew Harrer / Bloomberg

En su proyecto de decisión que anula la decisión en el caso Roe vs. Wade, el juez de la Corte Suprema Samuel Alito intenta limitar el radio de acción de su fallo escribiendo que el aborto es fundamentalmente diferente de otros asuntos de privacidad —como la anticoncepción y la igualdad en el matrimonio— que históricamente han desafiado al tribunal.

“El derecho al aborto”, escribe Alito, es “críticamente diferente de cualquier otro derecho que esta Corte haya considerado que está dentro de la protección de la ‘libertad’ de la Decimocuarta Enmienda”. La anulación de uno de ellos, dice, no necesariamente socavaría los otros.

Jim Obergefell no le cree.

El demandante en el histórico caso de 2015 ante la Corte Suprema que estableció el matrimonio entre personas del mismo sexo como un derecho constitucional dice ahora que está cansado, desalentado y aterrorizado por lo que pueda venir después de leer los arrolladores razonamientos de Alito en el borrador de la decisión publicado el lunes por Politico.

“Me han preguntado si creo lo que dice en esa decisión: que esto es específico para el derecho de una mujer a un aborto, y que realmente no debería usarse en la igualdad matrimonial”, dijo Obergefell a McClatchy en una entrevista. “No lo creo en absoluto, porque muchas de las cosas que dice esa decisión abren la puerta a usar esos argumentos contra la igualdad matrimonial. ¿Hasta dónde llega?”

“Estoy aterrado. Realmente no puedo decirlo de forma más sencilla. Estoy aterrorizado”, continuó. “La igualdad matrimonial, aunque la tuvimos siete años, claramente no pasará su definición de tradición o historia”.

Obergefell vs. Hodges fue un caso histórico de derechos civiles que culminó, tras años de litigio, en una decisión de 5-4 en la Corte Suprema que obliga a los 50 estados y territorios de Estados Unidos a celebrar y reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo igual que los celebrados entre personas del sexo opuesto.

Alito disintió de esa decisión, y en un discurso ante la Federalist Society en 2020 la criticó de nuevo. “No se puede decir que el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer”, dijo a la organización conservadora. “Hasta hace muy poco, eso es lo que pensaba la gran mayoría de los estadounidenses. Ahora se considera fanatismo”.

En ese momento, Alito se encontró en minoría. Pero la jubilación del juez Anthony Kennedy –que redactó la decisión de Obergefell y varias otras decisiones clave sobre derechos de los homosexuales que la precedieron– proporcionó al entonces presidente Donald Trump una oportunidad para nominar a un reemplazo conservador. Trump eligió a Brett Kavanaugh, que actualmente apoya la decisión de anular Roe que ahora teme Obergefell.

“Todo lo que tengo que decir es que dijeron en sus audiencias de confirmación que consideraban que Roe vs. Wade era una ley establecida”, dijo Obergefell. “Está claro que estaban engañando al Senado, así que independientemente de lo que dijeran durante sus audiencias de confirmación sobre la igualdad matrimonial.

“Perder al juez Kennedy fue duro para la comunidad LGBTQ porque fue muy importante en las decisiones que nos hicieron avanzar como nación y hacia una unión más perfecta”, añadió.

Las organizaciones de defensa de los derechos de los homosexuales dijeron a McClatchy que llevaban meses preparándose para una decisión que pusiera fin al caso Roe vs. Wade, pero que estaban asombrados por la magnitud de la opinión escrita de Alito. Altos funcionarios y abogados de Human Rights Campaign (HRC) celebraron una reunión de emergencia el lunes por la noche cuando se publicó el borrador filtrado, y tanto los líderes de HRC como de GLAAD están trabajando para movilizar el apoyo a las protestas en todo el país con grupos partidarios del derecho al aborto.

“El hecho que Alito en esta decisión tome la vía de que, si estos derechos fundamentales no están específicamente enumerados en nuestra constitución, entonces son cuestionables y solo deberían basarse en la historia y las tradiciones de nuestra nación, para mí es una de las cosas más aterradoras que se pueden oír decir a un juez de la Corte Suprema”, dijo Obergefell.

“La historia y la tradición en Norteamérica, en la tierra que ahora se conoce como Estados Unidos de América, era que los blancos fueran dueños de los negros. Esa es una tradición más antigua que la de la libertad”, añadió. “Así que es algo aterrador”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.