Obama pide propuesta de control de armas en enero

WASHINGTON (AP) — Tras el horror y la indignación provocados por la matanza del viernes en una escuela primaria, el presidente Barack Obama encomendó el miércoles a su gobierno la definición de propuestas concretas para reducir la violencia relacionada con armas de fuego, que ha asolado al país.

"Esta vez, las palabras deben conducir a los hechos", dijo Obama, que fijó enero como el plazo para que se le entreguen las recomendaciones. El mandatario pidió que el vicepresidente Joe Biden encabece este esfuerzo, y prometió buscar la implementación de las nuevas propuestas sin demora.

Obama, quien no arriesgó mucho capital político en el tema del control de armas pese a una serie de tiroteos mortíferos durante su primer periodo en la presidencia, rechazó que haya decidido guardar silencio sobre el asunto durante los cuatro años anteriores. Sin embargo, reconoció que la matanza del viernes fue "una llamada que nos hizo despertar a todos".

Veinte niños y seis adultos fueron asesinados por un joven que portaba un fusil estilo militar y que irrumpió por la mañana en la Escuela Primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut.

También el miércoles, el presidente exhortó al Congreso a restablecer una prohibición de las armas de asalto, que expiró en 2004, y a aprobar una medida para corregir una laguna legal que permite a una persona comprar armas de fuego a comerciantes privados sin que se verifiquen sus antecedentes. Obama manifestó además su deseo de que el Congreso estudie la posibilidad de limitar las cartucheras de gran capacidad.

"El hecho de que este problema es complejo no puede ya ser una excusa para no hacer algo", dijo Obama. "El hecho de que no podemos prevenir todos los actos de violencia no significa que no podemos reducirlos con firmeza".

El anuncio del mandatario puso de manifiesto el sentido de urgencia que la Casa Blanca le dio a emitir una respuesta tras la matanza en Newtown. El caso ha llevado a que incluso algunos defensores del derecho a portar armas contemplen una nueva legislación en el Congreso para controlarlas, y existe la preocupación de que esa disposición a abordar el tema se desvanezca cuando se mitigue la conmoción y el pesar por la masacre.

Obama consideró "alentador" el ver que gente de distintas ideologías y filiaciones políticas podía entender que el país tiene la obligación de prevenir estos actos violentos.

En un gesto conciliador con los dueños de armas de fuego, Obama dijo que cree en la Segunda Enmienda constitucional, que permite portarlas. Reconoció que el país tiene una arraigada tradición de poseer armas, y afirmó que "la gran mayoría de los dueños de pistolas en Estados Unidos muestra una actitud responsable".

"Apuesto también a que la mayoría, la gran mayoría de los dueños de armas, responsables y respetuosos de la ley, serían los primeros en decir que debemos tener la capacidad de evitar que unos cuantos irresponsables infractores compren un arma de guerra", dijo Obama.

El presidente encomendó también al equipo encabezado por Biden la definición de vías para mejorar los recursos destinados a la atención de problemas de salud mental y al fomento de una cultura que no promueva la violencia. Los departamentos de Justicia, Educación, Salud y Recursos Humanos, y Seguridad Interna, junto con organismos externos y legisladores, serán participantes en este proceso.

___

Julie Pace está en Twitter como: https://twitter.com/jpaceDC

Cargando...