Obama dice en la COP26 que hay que actuar ahora para ayudar a países pobres

·4  min de lectura

Por Elizabeth Piper y Valerie Volcovici

GLASGOW, Escocia, 8 nov (Reuters) - El expresidente de Estados Unidos Barack Obama apoyó el lunes a los países que están más en riesgo por el calentamiento global, y pidió a las naciones ricas que liberen, tras años de estancamiento, el dinero para ayudar a combatir el cambio climático en el mundo en desarrollo.

Al comienzo de la segunda y última semana de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow -conocida como COP26-, los ministros se dedicaron a tratar de cumplir las promesas pérdidas del pago y daños relacionados con el clima, y a abordar cómo ayudar a los países a adaptarse a los efectos del cambio climático.

"Tenemos que actuar ahora para ayudar a la adaptación y la resiliencia", dijo Obama en una reunión de países insulares en la cumbre, añadiendo que su opinión sobre la inmediatez de la amenaza provenía de su experiencia de crecer en Hawái.

El incumplimiento de las promesas de los países de ricos de entregar ayuda a los en desarrollo ha provocado desconfianza y se considera un obstáculo importante para avanzar en la reducción de las emisiones para limitar el impacto devastador del calentamiento global.

La red de activistas en línea Avaaz publicó un vídeo en el que se mostraba que Obama había hecho el mismo llamamiento a la acción y no a las palabras para ayudar a los países pobres ya en 2009, pero con pocos resultados en los años siguientes.

"Todo el mundo sabe lo que hay que hacer", dijo la ministra de Medio Ambiente de Kenia, Keriako Tobiko. "Ha habido muchos y demasiados talleres, retiros y conferencias. Y siempre se dice 'el momento es ahora', 'el momento ha llegado'. En realidad no hay más tiempo, pongamos el dinero sobre la mesa".

En una cumbre climática de la ONU celebrada hace 12 años en Copenhague, las países ricos prometieron entregar a los países en desarrollo 100.000 millones de dólares al año para 2020 para ayudarles a adaptarse al cambio climático.

El objetivo no se cumplió, y en la COP26 las naciones más ricas han dicho que cumplirán el objetivo en 2023 a más tardar, pero algunos esperan que pueda cumplirse un año antes.

En las últimas semanas y meses, los países ricos, como Estados Unidos, Japón, España e Italia, han aumentado sus promesas de "financiación climática", pero algunos siguen sin alcanzar lo que los organismos internacionales consideran una contribución justa.

El director de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Ghana, Henry Kokofu, dijo que las negociaciones sobre los fondos para la adaptación y la resiliencia de los países más afectados por el cambio climático no reflejan la ambición expresada en público por los países desarrollados.

"Es muy lamentable y triste", agregó.

PRIORIDADES DIFERENTES

Mientras que los países en desarrollo quieren más dinero para ayudarles a adaptarse a temperaturas más altas, que han provocado sequías, inundaciones e incendios forestales más frecuentes, las naciones desarrolladas se han centrado en canalizar la financiación hacia la reducción de emisiones.

El costo de ambas es enorme, pero será aún mayor a menos que las conversaciones de Glasgow puedan mantener vivo un objetivo que data de las conversaciones de la ONU en París en 2015 para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 Celsius sobre el nivel preindustrial.

Más allá de esa cota, el mundo arriesga consecuencias climáticas devastadoras.

Obama dijo que el acuerdo de París que ayudó a negociar había creado un marco para abordar el cambio climático, pero que se había hecho muy poco desde entonces.

"No estamos ni cerca de donde tenemos que llegar", dijo a la audiencia de Glasgow, reprendiendo a los líderes de China y Rusia, dos de los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo, por no haber asistido siquiera a la cumbre.

Sus "planes nacionales reflejan hasta ahora lo que parece ser una peligrosa falta de urgencia y una voluntad de mantener el statu quo, y eso es una vergüenza", dijo.

La activista Greta Thunberg ya ha calificado las conversaciones, que está previsto que terminen el viernes, de "fracaso".

Subrayando las dificultades, el presidente de la COP26, Alok Sharma, dijo que había un deseo de las partes de "continuar el trabajo técnico con una nueva urgencia para avanzar" en la financiación del clima, donde había "un gran número de cuestiones pendientes". "Mi prioridad ahora es el ritmo", añadió. "Tiene que haber un sentido de urgencia en todas nuestras negociaciones".

Probablemente más problemático para las naciones ricas que alcanzar el objetivo de 100.000 millones de dólares es cómo deben compensar a los países menos desarrollados por las pérdidas y daños causados por las emisiones históricas, un área en la que aún no se han hecho promesas concretas.

Sharma reconoció que este era un tema que históricamente ha dividido, pero afirmó que creía que "la música de ambiente ha cambiado un poco".

"Ahora hay un reconocimiento práctico de que es necesario actuar en este asunto ante los crecientes impactos", dijo.

(Reporte adicional de Jake Spring, Simon Jessop, William James y Andrea Januta; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.