Oaxaqueñas exigen justicia para saxofonista

OAXACA, Oax., marzo 8 (EL UNIVERSAL).- Al grito de ¡justicia, justicia!, mujeres de diversos sectores de la comunidad oaxaqueña se organizaron para marchar en el marco del Día Internacional de la Mujer y pronunciarse contra la violencia de género. Uno de sus estandartes fue María Elena Ríos, saxofonista atacada con ácido en septiembre pasado.

El contingente, de al menos 3 mil mujeres, partió desde el Panteón General al zócalo de la capital del estado, encabezadas por las madres de las víctimas de feminicidio. También, a la marcha se sumaron madres de familia con sus hijos, quienes sonaron cacerolas al ritmo de las consignas que proclamaban la caída del patriarcado.

Al grupo se integraron mujeres con discapacidad, mujeres de la tercera edad, activistas e integrantes de organizaciones sociales.

Asimismo, estudiantes marcharon de diferentes bachilleratos entre los que destaca el Colegio de Bachilleres, cuyas estudiantes de al menos cuatro planteles recientemente han denunciado casos de acoso por parte de compañeros y profesores.

Durante el trayecto, el extenso grupo femenino realizó pintas y pegó esténciles en los que exigen "alto a la violencia feminicida". Al llegar al zócalo, frente a la catedral metropolitana, integrantes de colectivos feministas realizaron un mitin en el que dieron lectura a un pronunciamiento en el que se manifestaron a favor de las denuncias públicas en casos de acoso y violencia contra mujeres de todos los sectores.

"No volverán a gozar de la comodidad de nuestro silencio", gritaron. Al término de la lectura, quemaron un muñeco de trapo con la fotografía de Juan Vera Carrizal, presunto autor intelectual del ataque con ácido contra María Elena.

Además, se realizaron otras dos marchas: por la mañana marcharon mujeres de organizaciones campesinas y por la tarde docentes integrantes de la Sección 22 del SNTE.

En el Istmo de Tehuantepec también se sumaron a las manifestaciones mujeres indígenas, con demandas escritas en zapoteco sobre cartulinas rojas y verdes, exigiendo cárcel para los agresores de las mujeres.

En Juchitán, miles de mujeres de diferentes organizaciones políticas ganaron las calles de esta ciudad y pidieron justicia por las más de 400 mujeres que han sido asesinadas en Oaxaca de finales de 2016 a la fecha, la mayoría de casos en esta región.