NY sopesa instalar carpas para albergar a migrantes

·4  min de lectura
NY-MIGRANTES (AP)
NY-MIGRANTES (AP)

El alcalde de la ciudad de Nueva York dice que planea instalar carpas del tamaño de un hangar para albergar temporalmente a miles de migrantes extranjeros que han sido trasladados en autobús a la Gran Manzana como parte de una campaña de los gobernadores republicanos contra las políticas fronterizas federales.

Las carpas forman son una de diversas opciones —desde el uso de cruceros hasta los campamentos de verano— que la ciudad considera a fin de encontrar alojamiento para unos 13.000 migrantes que han llegado a Nueva York luego de ser transportados al norte desde las ciudades fronterizas de Texas y Arizona.

“No se trata de una crisis habitual de personas sin hogar, sino de una crisis humanitaria que requiere un enfoque diferente”, declaró el jueves el alcalde de Nueva York, Eric Adams, en un comunicado.

El enorme sistema de centros de acogida para personas sin hogar de la ciudad de Nueva York ha sido exigido para absorber el nuevo e inesperado flujo de migrantes que buscan asilo en Estados Unidos.

Las autoridades de Arizona y Texas han estado enviando a migrantes a Washington y Nueva York en autobús. Hace poco, Florida, que tiene un gobernador republicano en campaña de reelección, envió migrantes en avión —con fondos públicos— a Martha’s Vineyard, en Massachusetts.

Adams afirmó que la ciudad había abierto 23 albergues de emergencia —y estaba estudiando la posibilidad de abrir 38 más— para atender a las personas trasladadas a la ciudad desde mayo.

Además, la ciudad inauguró recientemente un nuevo y multimillonario centro de admisión para ayudar a los recién llegados a instalarse rápidamente.

La primera carpa está prevista para una zona remota del Bronx, en un estacionamiento de una famosa playa de la ciudad en Long Island Sound, donde el transporte público es limitado. Las autoridades están considerando otras zonas.

Una imagen del probable diseño de la instalación, difundida por la ciudad, mostraba filas y filas de catres. Presumiblemente, la carpa tendría calefacción, ya que las noches de otoño en la región pueden ser bastante frías, pero la ciudad dio pocos detalles.

Las autoridades municipales afirmaron que estas instalaciones —que denominan ”centros de ayuda y respuesta a emergencias humanitarias”— sólo albergarían a los migrantes durante un máximo de cuatro días mientras la ciudad organizaba otro tipo de alojamiento.

Los defensores de los migrantes dijeron que el plan no estaba bien pensado.

“Aunque reconocemos que es urgente satisfacer las necesidades reales de las familias que buscan asilo mientras nuestro sistema de albergues sigue sobrecargado, creemos que cualquier esfuerzo por abrir un campamento de ayuda temporal en Orchard Beach es ridículo y probablemente causará más daño que beneficio, especialmente cuando el otoño se convierte en invierno”, dijo Murad Awawdeh, director ejecutivo de la New York Immigration Coalition (Coalición de Inmigración de Nueva York).

“Tememos que lo que debía ser una solución temporal se convierta en una solución permanente inadecuada”, añadió.

Los defensores de las personas sin hogar dijeron que se reservaban su opinión.

“No tenemos suficientes elementos para formarnos una opinión sobre su plan”, indicó el abogado Josh Goldfein, de Legal Aid Society (Sociedad de Ayuda Legal). “Si el objetivo es evaluar rápidamente lo que la gente necesita y ponerla en contacto con los servicios que la ayudarán, entonces será estupendo”.

Pero señaló que la propuesta aún no se ha concretado.

“Lo único que sabemos es una ubicación y una imagen de una gran carpa”, dijo. “No sabemos qué habrá en ella, ni quiénes la ocuparán”.

En una declaración conjunta, la Sociedad de Ayuda Legal y la Coalición para las Personas sin Hogar dijeron que estaban trabajando con funcionarios de la ciudad para llegar a “una solución viable que satisfaga la obligación legal y moral de Nueva York de proporcionar un refugio seguro y adecuado a todos los que lo buscan, incluidos los solicitantes de asilo”.

Adams había planteado hace unos días la idea de alojar a cientos de migrantes en cruceros. Algunos criticaron la idea, diciendo que tiene que ofrecer soluciones más duraderas a un problema que lleva mucho tiempo atormentando a la ciudad: Cómo encontrar un lugar permanente para quienes no están alojados en la ciudad, no sólo para los nuevos migrantes, sino para la considerable población de personas sin hogar.

En general, el número de personas que pasan la noche en los albergues para personas sin hogar de la ciudad de Nueva York había disminuido en los últimos años, en parte debido a la pandemia de COVID-19. Eso llevó a los funcionarios de la ciudad a reducir la capacidad de los refugios, lo que provocó que el sistema no estuviera preparado para el repentino aumento de personas que necesitaban ayuda.