Nunca un escándalo cayó como anillo al dedo