Nueve medidas que el gobierno de Joe Biden podría implementar rápidamente para preservar el medioambiente

Lisa Friedman
·4  min de lectura
Joe Biden, entonces el candidato demócrata a la presidencia, otorga un discurso en un mitin de campaña celebrado en el instituto comunitario del condado de Beaver en Monaca, Pensilvania, el 2 de noviembre de 2020. (Erin Schaff/The New York Times).
Joe Biden, entonces el candidato demócrata a la presidencia, otorga un discurso en un mitin de campaña celebrado en el instituto comunitario del condado de Beaver en Monaca, Pensilvania, el 2 de noviembre de 2020. (Erin Schaff/The New York Times).

WASHINGTON — El presidente electo Joe Biden hizo campaña con la plataforma ambiental más ambiciosa de cualquier candidato presidencial en la historia, al prometer que gastará 2 billones de dólares en el transcurso de cuatro años para reducir las emisiones de combustibles fósiles que calientan el planeta y encaminar a gran parte del país hacia el uso de energía limpia.

La posibilidad de que el Senado permanezca bajo el control de los republicanos, quienes tradicionalmente se han opuesto a las políticas ambientales, podría poner un freno a algunos de sus planes de mayor alcance. Pero más allá de que los demócratas controlen el Senado o no, es probable que en los primeros 100 días del gobierno de Biden se vea una oleada de acciones ejecutivas que aborden el cambio climático, así como un impulso importante para insertar disposiciones de energía limpia en una legislación que podría aprobarse con una coalición bipartidista.

Estas son las nueve medidas que Biden podría implementar en los primeros días de su gobierno para volver a ubicar a Estados Unidos en el combate del cambio climático.

1. Reincorporarse al Acuerdo de París

Biden se comprometió durante la campaña, y la semana pasada lo volvió a decir, que el día que asuma la presidencia volverá a comprometerse con el acuerdo global sobre el cambio climático. Eso solo requeriría una carta dirigida a las Naciones Unidas y entraría en vigor 30 días después.

2. Convocar a los líderes mundiales

Biden ha dicho que pretende convocar una “cumbre mundial sobre el clima” con el fin de presionar a los líderes de las grandes naciones industriales para que reduzcan, de manera más agresiva, la emisión de gases de efecto invernadero.

3. Revertir el desmantelamiento energético

Se espera que el gobierno de Biden revoque inmediatamente un gran número de órdenes ejecutivas realizadas por el presidente Donald Trump sobre el tema energético, en particular una orden de marzo de 2017 en la que se exige que cada una de las agencias federales desmantele sus políticas ambientales. Varios expertos dijeron que es probable que Biden remplace esa orden con una que declare la intención de su gobierno de detener los gases de efecto invernadero y que, a la vez, ordene a todas las agencias gubernamentales que busquen las maneras de cumplir con esa instrucción.

4. Hacer que el ambiente forme parte de las medidas contra el coronavirus

Es probable que el gobierno de Biden impulse la inclusión de suministros de energía limpia en cualquiera de las nuevas medidas de estímulo económico que el Congreso disponga. Eso podría incluir cosas como el financiamiento de investigaciones y el desarrollo de energía limpia, fondos para que los estados continúen su expansión de fuentes de energía renovable y una extensión de créditos fiscales para industrias de energías renovables.

5. Firmar órdenes ejecutivas para recortar las emisiones

Desarrollar e implementar nuevas regulaciones tomará tiempo y, en última instancia, podrían ser revocadas por la mayoría conservadora de la Corte Suprema. Pero Biden ha indicado que, en los primeros días de su mandato, firmará órdenes ejecutivas que soliciten a las agencias que determinen nuevos límites de metano en los pozos petroleros y de gas, así como que restablezcan y fortalezcan los estándares de ahorro de combustible y que endurezcan los estándares de eficiencia para los electrodomésticos y las edificaciones.

6. Crear nuevas regulaciones financieras

Biden también ha dicho que, en el primer día de su gobierno, firmará una orden ejecutiva para que las compañías públicas revelen los riesgos financieros relacionados con el cambio climático y la emisión de gases de efecto invernadero en sus operaciones.

7. Revisar las normativas de la producción de combustibles fósiles

Se espera que Biden anule una orden ejecutiva del año 2017 que eliminó las restricciones a la exploración y producción energética en alta mar. También podría detener las revisiones aceleradas de los oleoductos y otros proyectos de combustible fósil.

8. Dar prioridad a la justicia ambiental

Atender los efectos que la contaminación y el calentamiento global tienen en las comunidades de bajos ingresos ha sido uno de los elementos centrales del plan ambiental de Biden. A corto plazo, su gobierno podría crear una junta asesora de justicia ambiental para coordinar políticas entre agencias y tomar pasos firmes en la supervisión de comunidades vulnerables y la creación de herramientas de mapeo para comprender mejor las disparidades.

9. Recuperar áreas de vida silvestre

Biden prometió tomar “medidas inmediatas para revertir el ataque de Trump contra los tesoros nacionales de Estados Unidos”, incluidos los recortes masivos en 2017 a los monumentos nacionales de Bear Ears y Grand Staircase-Escalante, así como la apertura de algunos sectores del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico a la exploración petrolera. Biden dijo que en su primer día como presidente firmará una orden ejecutiva con el fin de preservar el 30 por ciento del territorio y las aguas estadounidenses para el año 2030.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company