El triste final de nueve hermanas en un convento de Nueva York

Mihir Zaveri
·5  min de lectura
La Casa Provincial de San José en Latham, Nueva York, el domingo 1.º de enero de 2020. (Cindy Schultz/The New York Times)
La Casa Provincial de San José en Latham, Nueva York, el domingo 1.º de enero de 2020. (Cindy Schultz/The New York Times)

Un brote de coronavirus en un convento cerca de Albany, Nueva York, ha contagiado a casi la mitad de sus cerca de cien habitantes, lo que provocó la muerte de nueve hermanas en diciembre, de acuerdo con lo que señalaron el domingo las autoridades locales y del convento.

El brote se presentó en la Casa Provincial de San José en Latham, Nueva York, sede de las Hermanas de San José de Carondelet en la provincia de Albany. Entre las residentes se encuentran hermanas que están jubiladas y que necesitan atención médica a largo plazo.

Se han contagiado 47 residentes desde octubre, según la hermana Joan Mary Hartigan, directora de la provincia de Albany. Hartigan afirmó que la mayoría se han recuperado, pero 3 siguen en tratamiento. Comentó que 21 trabajadores habían dado positivo en las pruebas de detección del virus y se recuperaron, y 5 más presentan síntomas leves y están en cuarentena en sus casas.

Las edades de las fallecidas oscilaban entre los 84 y los 98 años.

“Oramos para que el creciente número de casos en todo Estados Unidos sea temporal y lamentamos la pérdida no solo de nuestras nueve hermanas que han sucumbido a esta terrible enfermedad, sino también todas las vidas que se perdieron durante esta pandemia en todo el mundo”, declaró en un comunicado el domingo. “Esperamos la vacuna y el final de esta crisis sanitaria mundial”.

Durante meses, las autoridades han sabido que las personas que habitan viviendas colectivas, en particular los residentes mayores de lugares como conventos y asilos, son especialmente vulnerables a la devastación del virus, lo que hace aún más sorprendente que un brote todavía pueda golpear un lugar como el convento de Latham.

Se han registrado al menos 106.000 muertes por coronavirus entre residentes y empleados de asilos de ancianos y otras instalaciones de cuidados a largo plazo para adultos mayores en todo el país.

La hermana Hartigan aseguró que la casa provincial estaba siguiendo las pautas para “limitar la propagación del virus en la medida de lo posible, lo que incluye el uso de equipo de protección personal adecuado y poner en cuarentena a las hermanas que dan positivo por COVID-19, además de prohibir el acceso al público”.

Daniel P. McCoy, el ejecutivo del condado de Albany, afirmó que la congregación había buscado primero la ayuda del condado para hacer frente a un brote en el otoño; dijo que el condado ayudó con las pruebas y el rastreo de contactos para detener ese brote.

McCoy señaló que los funcionarios estaban trabajando para comprender el alcance del brote de diciembre después de que el diario Albany Times-Union informara la semana pasada de la muerte de nueve personas relacionadas con la congregación.

“El COVID-19 no ha terminado aquí”, dijo McCoy. “Por eso vemos estas cifras alarmantes”.

El primer fallecimiento a causa del brote ocurrió el 1.º de diciembre y la muerte más reciente el 22 de diciembre, según Cameron Sagan, un portavoz del condado de Albany, lo que ha provocado que diciembre sea el mes más letal en el condado desde que comenzó la pandemia.

Mary DeTurris Poust, portavoz de la diócesis de Albany, pidió que las preguntas acerca del brote se dirigieran a la congregación, pero comentó que la diócesis estaba “orando por las hermanas durante este momento difícil”.

“Además de la pérdida de tantas hermanas queridas que sirvieron a otros tan desinteresadamente durante décadas, existe la dificultad añadida de no poder honrar sus vidas como comunidad debido a las restricciones por el COVID”, comentó.

Los fallecimientos en la Casa Provincial de San José, a unos 11 kilómetros al norte del centro de Albany, se produjeron a medida que la presencia del virus seguía aumentando en la región y en todo el estado.

El gobernador Andrew M. Cuomo afirmó el domingo que 7963 personas fueron hospitalizadas, 149 más que el día anterior y más del doble que a principios de diciembre. El índice estatal de resultados positivos en las pruebas fue del 7,98 por ciento, en comparación con el 5 por ciento a principios de diciembre.

En la ciudad de Nueva York, el alcalde Bill de Blasio dijo el domingo que el índice promedio de resultados positivos en siete días fue del 9,08 por ciento. A principios de diciembre fue de alrededor del 5,5 por ciento. Las hospitalizaciones también han aumentado, con un promedio de 224 al día en siete días a finales de diciembre, en comparación con 151 a principios de mes.

Aunque las autoridades esperan que el despliegue de la vacuna en el estado ayude a combatir el aumento, los expertos en salud pública señalan que hay una necesidad urgente de acelerar el ritmo.

Otros conventos de Estados Unidos también se han visto afectados por brotes. En un convento en Míchigan fallecieron trece hermanas a causa del coronavirus entre abril y junio.

La historia de las Hermanas de San José de Carondelet se remonta a 1650, cuando se reunieron las primeras hermanas en Le Puy, Francia, según el sitio web de la congregación. Esta estableció su presencia en Estados Unidos y Nueva York a mediados de la década de 1800. En la actualidad, hay alrededor de mil hermanas en todo el mundo.

McCoy afirmó que, aunque las instalaciones de la congregación como el convento son similares a los asilos de ancianos, no se les exigía que informaran al condado de los fallecimientos, lo que lentificaba la capacidad de los funcionarios locales para actuar ante un brote. McCoy le pidió al estado que cerrara la “laguna” y ordenara a las instalaciones similares informar de las muertes a las autoridades locales.

“Tenemos que identificar estos lugares para asegurarnos de que, en primer lugar, se les hacen pruebas y, en segundo, reciban la atención que necesitan”, concluyó.

This article originally appeared in The New York Times.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) "Vi morir a una familia completa por Covid"