Nuevas elecciones generales en el horizonte: qué dicen las encuestas

Las negociaciones entre el Partido Socialista y Unidas Podemos han fracasado. Si no hay un giro inesperado de última hora, habrá elecciones el 10 de noviembre.

En este artículo, más allá de tratar de explicar lo ocurrido, trataremos de anticiparnos a lo que pueda ocurrir si al final nos vemos abocados a una repetición electoral.

¿Qué dicen las encuestas?

Según la estimación realizada a partir de mi modelo estadístico basado en encuestas –que ajusta y pondera los sondeos para obtener un pronóstico de mayor precisión—el PSOE volvería a ganar las elecciones con un 31,6% de los votos. Le seguirían el PP (19,6%), UP (13,3%), C’s (13,3%) y Vox (8,3%).

En una repetición electoral el 10 de noviembre, los dos partidos principales de los bloques de izquierda y derecha (PSOE y PP) mejorarían sus resultados hasta en un 2,9% respecto a las elecciones de abril.

Además, tanto UP, C’s como Vox perderían sus apoyos hasta un 1,0%, 2,6% y 2,0% respectivamente.

Elaborado por: Endika Nuñez

En las últimas semanas, las tendencias siguen siendo estables. Una ligera mejoría en el Partido Popular—que sigue creciendo a costa de Ciudadanos y Vox—, leve caída del Partido Socialistas—que se acerca al treinta por ciento—y la caída más pronunciada, la de C’s, que no consigue parar la pérdida de apoyos que empezó a sufrir en mayo.

Lo que no dicen las encuestas es que a dos meses vista de unas elecciones, errores de 2 y 3 puntos son habituales, permitiendo desviaciones entre 4 y 6 puntos porcentuales por partido. Eso, sin considerar una evidencia: que aún no hay elecciones convocadas.

¿Quién podría formar Gobierno?

En este apartado, nos centraremos en las posibles mayorías desde el punto de vista aritmético, ya que, tal y como se ha visto en los últimos meses, las lógicas matemáticas no siempre garantizan la formación de un Gobierno—a pesar de que sumen los números.

Dicho esto, en la siguiente tabla podemos observar los escaños que obtendría cada bloque según la diferencia de voto entre ellas. Es decir, ¿Qué pasaría si la izquierda (PSOE+UP) superara a la derecha (PP+C’s+Vox) en 5% de voto? ¿y si fuera al revés?

Para analizar algunos escenarios tras el adelanto electoral y facilitar así el análisis, partiremos de 3 premisas: 1) Si el bloque de la izquierda perdiera 1% de voto, lo haría en favor de la derecha, y viceversa, 2) el voto nacionalista/regionalista se mantiene en torno al 13-14% y 3) los equilibrios dentro de cada bloque se mantienen constantes, es decir, el PSOE tendrá el 70% de los votos de la izquierda y UP el 30%. En el bloque de la derecha, en cambio, PP tendrá un 47%, C’s un 32% y Vox un 20%.

Dicho esto, se simulan las elecciones con iteraciones en el porcentaje de voto entre bloques. Partiendo de la estimación de voto realizada con mi modelo, en la siguiente tabla se puede comprobar cuántos escaños podría obtener un bloque si consiguiera superar al bloque contrario en 1, 2 y hasta 10 puntos porcentuales.

Elaborado por: Endika Nuñez

Estas son algunas de las claves que nos ofrece este análisis:

  • Predicción: Este escenario es de I+3,7. En ese caso, la izquierda superaría a la derecha en 34 escaños, acercándose a la mayoría absoluta con más de 174 diputados. Podrían formar gobierno con partidos no independentistas.

  • Empate: A medida que se acerquen las elecciones, las diferencias entre los bloques se reducen. El escenario del 28A ambos bloques obtuvieron, prácticamente, el mismo número de votos. Si se repitiese ese mismo caso, la izquierda superaría a la derecha en 9 escaños y obtendrían 2 escaños menos que el 28A, por lo que los equilibrios serían parecidas a las actuales.

  • Mayoría de la izquierda: Las encuestas publicadas en las últimas semanas debilitan considerablemente al bloque de la derecha y mantiene la movilización de la izquierda en términos del 28A. No nos debería sorprender, tras el segundo-no-acuerdo de las fuerzas progresistas, que la izquierda se desmovilizara lo suficiente para terminar con el mismo equilibrio de fuerzas que la actual.

    Así, la izquierda sumaría mayoría absoluta con I+5. Esto se debe a la fragmentación de la derecha y la pérdida de apoyos de C’s, que no superaría el “umbral de la proporcionalidad” —perdiendo más escaños que votos—, alrededor del 15% del voto.

  • Mayoría de la derecha: Es poco probable que el bloque de la derecha pueda sumar una mayoría mientras sigan fragmentados en tres partidos. Para ello, necesitarían un escenario de D+10, que a priori no parece posible (supondría un giro en las encuestas de 14 puntos), pero si consiguiesen, podrían sumar la mayoría absoluta.


Hay que tener en cuenta que los errores de las encuestas por cada partido se sumarían al analizarlos por bloques, por lo que la incertidumbre de la estimación es mucho mayor.

¿Cómo reaccionaría el electorado ante este adelanto electoral?

Una de las incógnitas más relevantes a tener en cuenta es la posible participación que habría el 10 de noviembre, o, mejor dicho, cuántos electores se abstendrían en comparación con las elecciones celebradas el 28 de abril, y, sobre todo, por parte de qué electorado vendría esa abstención.

Según la encuesta de Celeste-Tel realizada entre el 1 y 5 de septiembre y publicada el pasado martes por eldiario.es, la participación podría caer hasta 6 puntos porcentuales. Aunque la participación estimada por las encuestas no suele ser muy precisa, se prevé una caída significante.

Estaríamos en un escenario parecido al de la repetición electoral de 2016, donde la participación cayó más de 3 puntos y vimos cómo se reforzaban los principales partidos de cada bloque.

Elaborado por: Endika Nuñez

Por ahora, y según la encuesta mencionada más arriba, los datos de fidelidad de voto y entrevistados que declaran su abstención en noviembre no es una mala noticia para la izquierda. Y es que, el 7,1% de los que dicen haber votado al PSOE en abril y el 9,9% que hizo lo mismo con UP, declaran que se abstendrían en una supuesta segunda vuelta.

En cambio, el 11,8% de los que declaran haber votado al PP, el 11,1% a C’s y el 7,9% a Vox son quienes más se abstendrían el 10N.

Se espera que cambien estas dinámicas tras el no-acuerdo del miércoles y que pueda subir la abstención de la izquierda debido a la desafección y hastío generado por la falta de pactos entre las fuerzas progresistas.

Las encuestas no auguran buenos resultados para la derecha, pero podrían empezar a revertir según vayamos avanzando hacia una repetición electoral.


ACTUALIZACIÓN 11 SEPT. 19:20: Había un error en el cálculo de escaños. Se han reparado los errores, actualizado la tabla y las notas del segundo bloque titulado ¿Quién podría formar Gobierno?