Una nube de polvo del desierto del Sahara afectará a Honduras está semana

Agencia EFE

Tegucigalpa, 21 jun (EFE).- Una nube de polvo procedente del desierto del Sahara, en África, afectará al territorio de Honduras desde este lunes y durante toda la semana, informó este domingo la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) del país.

Los técnicos pronostican concentraciones pequeñas del polvo, menores a 10 microgramos por metro cúbico, cantidad que "no será perceptible a simple vista", desde este lunes por la tarde, sobre todo en la región oriental del país, indicó el organismo de protección civil en un comunicado.

Según el Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceánicos y Sísmicos (Cenaos), a partir del jueves y hasta el sábado próximo se registrarán "concentraciones importantes de polvo de alrededor de 100 microgramos por metro cúbico".

El polvo podría producir "un cambio de color del aire, volviéndolo más oscuro", mientras que las partículas "reducirán las condiciones para formación de nubes y precipitaciones durante esa semana, principalmente entre jueves y viernes", añadió.

Estudios científicos han demostrado que "en la cuenca del Caribe, el 30 % de las bacterias aisladas del polvo presente en el aire, son patógenos conocidos capaces de transmitir infecciones a plantas, animales o personas".

El polvo del Sahara, proveniente del occidente de África, se caracteriza por traer una masa de aire caliente, con muy poca humedad que, a su vez, contiene materiales biológicos y químicos que son potencialmente dañinos a la salud respiratoria.

Este fenómeno es considerado un provocador ambiental de los síntomas de la enfermedad del asma.

Ante el fenómeno, las autoridades sanitarias de Honduras destacaron la importancia de que los enfermos por COVID-19 y otras enfermedades respiratorias "cumplan con las medidas de bioseguridad para evitar agravar su condición".

Para una protección efectiva, recomiendan usar lentes protectores, mascarilla, lavarse las manos, no tocarse los ojos con las manos y utilizar ropa cubierta.

También sugieren a la población cubrir los alimentos y el agua que almacena para evitar la contaminación.

En 2018, el país fue afectado por este fenómeno entre junio y agosto.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las tormentas de arena en el Sahara provocan que se eleven a la atmósfera grandes cantidades de polvo y arena que, suspendidos, logran viajar grandes distancias mucho más allá del desierto, logrando alcanzar Europa o América.

El polvo del Sahara contiene hongos, bacterias, virus, esporas, ácaros, pesticidas y otros componentes químicos nocivos que afectan grandemente a las personas que padecen de asma, alergias y otras enfermedades respiratorias.

(c) Agencia EFE