El novio de la joven arrollada por un alud en Bariloche recordó el momento en el que su pareja quedó sepultada: “Nunca pensé ver algo así”

La mujer arrollada por un alud en Bariloche sufrió graves lesiones y se le amputó una pierna
La mujer arrollada por un alud en Bariloche sufrió graves lesiones y se le amputó una pierna

A días del accidente que cambió su vida para siempre, Iván Nichi, el novio de la turista de 35 años arrollada por un alud en Bariloche, Lucila Collado, recordó cómo fue el momento en el que su pareja quedó “sepultada” bajo una pared de piedras, troncos y barro. “Nunca pensé ver algo así”, aseguró y dio detalles sobre el proceso de recuperación de la joven, quien debió ser amputada de una pierna como consecuencia de las lesiones sufridas.

En declaraciones a El Día de La Plata, ciudad de la que ambos son oriundos, Iván relató: “Es un milagro que [Lucila] no esté muerta. Nunca pensé en ver algo así, tener frente a tus ojos a la persona que amás y que se la lleve un alud”.

Sobre los instantes posteriores a lo sucedido, rememoró: “Me desesperé y bordeé el río lo que más pude, mientras veía cómo el agua y el barro la chupaban. No dudé y me tiré a buscarla. En ese momento escuché un grito, había quedado con la cabeza afuera de la superficie, algo casi imposible por el tamaño de los troncos. Cuando la logré levantar vi que una piedra gigante le estaba aplastando la pierna y la tenía partida en dos”.

Desde el Hospital Zonal Dr. Ramón Carrillo de la ciudad céntrica de Río Negro, donde su pareja se recupera luego de que los doctores le amputaran la pierna izquierda, contó que Lucila evoluciona favorablemente a pesar de lo ocurrido y reveló: “Los médicos afirman que es un milagro. Hoy (por ayer) le sacaron el respirador”.

Asimismo, aprovechó la oportunidad para agradecerles a quienes asistieron a su novia después del accidente ocurrido en la senda hacia el Refugio Jakob de Bariloche. “Quisiera destacar la enorme ayuda que nos brindó la persona que nos acompañaba porque nunca se movió de nuestro lado. Él observó todo, pidió ayuda y se quedó con mi novia cuando yo fui a pedir auxilio también, Si no fuera por él estaríamos muertos”, destacó.

A raíz del hecho fueron afectados al operativo de rescate miembros de la Comisión de Auxilio (CAX) del Club Andino Bariloche (CAB) y de Parques Nacionales. Además, se desplegó un helicóptero que aterrizó cerca del sendero y trasladó a la víctima hasta un helipuerto ubicado en el acceso a Bariloche, desde donde fue derivada en ambulancia al hospital.

“El riesgo de vida bajó, Obviamente la amputación de la pierna fue inevitable y fue debajo de la rodilla pierna izquierda”, detalló Iván y añadió que Lucila estuvo consciente todo el tiempo de lo que sucedía. “Estuvo despierta desde que la arrastró el alud, hasta que fue internada de emergencia para operarla. Apenas despertó sabía que no iba a tener la pierna”, señaló.

“La verdad que era prácticamente imposible que pudiera sobrevivir. Tengo que sacarme el sombrero con los médicos del hospital zonal que nos atendieron muy bien y a ella le brindaron todo para salvarla. También por los rescatistas, sin ellos, ni los de auxilio, hoy Lu no estaría viva. Me gustaría que sepan que estoy agradecido eternamente con ellos”, concluyó.

La víctima fue trasladada en helicóptero al hospital
La víctima fue trasladada en helicóptero al hospital

El accidente

Iván, de 33 años, y Lucila, de 35, viajaron a Bariloche por turismo y recorrían el 19 de enero la senda hacia el Refugio Jakob, en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche, cuando los sorprendió un alud producto de las fuertes tormentas que afectan la zona cordillerana.

Luego de que los rescatistas lograran poner a salvo a la joven y llevarla hasta el hospital local, voceros del centro de salud confirmaron que sufrió una lesión grave con “fracturas expuestas de tibia y peroné”, que requirió cirugía traumatológica y amputación de parte de su miembro.

Para el jueves en que ocurrió el accidente, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) había emitido una alerta amarilla por las tormentas y desde el Parque Nacional Nahuel Huapi habían recomendado no tomar senderos de montaña ni playas.

Sin embargo, Iván se quejó: “Desde el Refugio no solo no nos avisaron a nosotros de la alerta de tormenta, sino que no le advertían a nadie, dejaban bajar a la gente sin advertirles de nada”. En esa línea, sostuvo que tanto él como Lucila son “precavidos” y dijo que previo a emprender el camino a la montaña habían “visto el pronóstico”. “No estábamos al tanto de tormenta. Nos sorprendió de un momento a otro el chubasco”, aseguró.