En noviembre la economía cayó un 3,7% frente a 2019, informó el Indec

LA NACION
·3  min de lectura

La economía cayó un 3,7% interanual en noviembre y acumuló una contracción del 10,6% en los primeros 11 meses de 2020. Así lo estimó hoy el Indec en su última edición del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), que refleja el impacto de la pandemia de coronavirus sobre la actividad local.

Según el organismo, los rubros más afectados en noviembre fueron los de hotelería y restaurantes que mostró una baja de 53,2% junto con transporte y comunicaciones que cayó un 18,2%. Entre los que crecieron estuvieron la actividad bancaria y financiera que tuvo un alza del 11,7% y la industria manufacturera con un 3,7%. También creció el comercio mayorista, minorista y reparaciones que registró una suba del 3,9%.

Indec: la balanza comercial de 2020 fue positiva, pero cerró con déficit en diciembre

De esta forma, el PBI argentino se encaminó a su tercer año consecutivo de contracción, en un escenario negativo profundizado por la pandemia de coronavirus. En el Presupuesto 2021, el Gobierno estimó que la caída en todo 2020 sería del 12,5%.

De todas maneras, y más allá del desplome en términos interanuales, la economía dio signos de una recuperación de corto plazo. En noviembre, según las estimaciones del Indec, la actividad mostró una suba del 1,4% frente al mes anterior en la medición desestacionalizada. De esta forma, noviembre registró el séptimo dato consecutivo de crecimiento intermensual.

Los sectores que más crecieron fueron intermediación financiera (11,7%), comercio (3,9%), industria (3,7%) y electricidad, gas y agua (1,0%). Los que registraron mayores caídas fueron hoteles y restaurantes (-53,2%) junto con transporte y comunicaciones (-18,2% vs. -19,7%) y minas y canteras (-11,7%).

"Lo más relevante fue cómo evolucionó la economía mes a mes. El pico de la caída de la actividad fue entre marzo y abril, los meses del confinamiento. Cuando se relajó la cuarentena a partir de mayo empezó a repuntar", dice el economista Guido Lorenzo. Para el director de la consultora Icg, la tasa de crecimiento económico mes a mes fue cada vez inferior con excepción del mes de agosto. "Lo que estamos viendo no es un crecimiento, sino una recuperación que responde a la apertura de actividades. Si estuviésemos en un proceso de crecimiento con la economía bien encaminada no deberíamos ver una desaceleración", agrega.

Dólar "Cedear": cómo funciona el nuevo tipo de cambio que muestran las pizarras

Para Lorenzo no hay que entusiasmarse con que hubo 7 meses consecutivos de crecimiento cuando en marzo y abril la actividad cayó en un 11 y un 17% respectivamente. "Era lógico que después de terminado el confinamiento la economía se iba a recuperar, pero lo que vemos es que ese crecimiento se está ralentizando", dice. Después de la caída precipitada en marzo y abril la economía no logró recuperar el nivel de febrero, previo a la pandemia, y todavía opera 3,3% por debajo.

De acuerdo con la consultora Icg, cuando diciembre vuelva a registrar un crecimiento, sumará el tercer año consecutivo en baja acumulando una contracción de 14% en total. En ese contexto, el PBI per cápita se habrá desplomado 17%, retrocediendo a niveles comparables con los de 1974.