Una novia posa para una sesión fotográfica en el momento de la explosión en Beirut

La explosión de Beirut ha dejado imágenes sobrecogedoras en las que se puede observar la magnitud de lo sucedido. Pero con el paso de las horas van apareciendo nuevos vídeos en las redes sociales de ciudadanos a los que la deflagración pilló desprevenidos en mitad de la calle, en sus casas o en algunos comercios. Se trata de historias personales muy impactantes que no dejan a nadie indiferente. Pues bien una de estas historias la protagoniza Israa Sablani, una mujer libanesa de 29 años que se encontraba en una plaza cercana a la zona cero posando con un radiante vestido blanco y un velo para el vídeo de su boda. En las imágenes, grabadas con una cámara profesional, se la puede ver sonriendo y contoneándose frente al objetivo para ofrecer un buen plano. Pero, de repente, la secuencia se ve violentamente interrumpida por el estruendo de la explosión y su onda expansiva que a punto está de derribarla. El momento también sorprende al operador de cámara, que pierde la perspectiva por el violento impacto. A los pocos segundos, la imagen cambia radicalmente y la belleza y la alegría se convierten en destrucción y desolación. Los cristales rotos de las ventanas de las casas, los cascotes y el mobiliario urbano tirado por el suelo se apoderan de la escena. Por suerte, la novia logró escapar sin daños aparentes acompañada de su marido, que seguía la sesión al otro lado de la cámara, y ambos se refugiaron en un hotel cercano. Poco después, tras el susto, Sablani explicó a Reuters cómo vivió el trágico suceso: “Lo que sucedió durante la explosión aquí, no hay palabras para explicarlo. Me sorprendió, me preguntaba qué pasó, ¿voy a morir? ¿Cómo voy a morir?”. “Empezamos a caminar y fue muy triste, no se podía describir la devastación y el sonido de la explosión. Todavía estamos en estado de shock… Nunca había escuchado algo similar a este sonido”, recordó la libanesa. Se trata de una imagen sobrecogedora que ha causado un fuerte impacto en las redes sociales donde lleva millones de visualizaciones. La deflagración ha dejado un balance provisional de más de 130 muertos y 5.000 heridos.