Notre Dame: se develó el misterio de las 150 mil abejas que estuvieron en el incendio

LA NACION

El feroz incendio en Notre Dame arrasó el lunes pasado con la icónica catedral y su emblemática aguja, que se desplomó sobre el techo. Pero afortunadamente las llamaradas no causaron víctimas fatales entre los turistas que la visitaban. Ahora se supo que tampoco murieron las miles de abejas que habitaban en los tejados.

Mientras el fuego consumía nueve siglos de historia francesa, las posibilidades de hallar con vida a más de 150 mil abejas de tipo europeo eran inciertas y escasas. Un día más tarde, una buena noticia dio esperanzas a la comunidad de apicultores al comprobar que las colmenas se encontraban intactas, aunque desconocían si sus ocupantes estaban a salvo.

Recientemente la empresa Beeopic, que está a cargo del cuidado de los panales, aseguró que las abejas lograron sobrevivir. A través de un posteo en Instagram se supo: "¡Nuestras abejas en la catedral de Notre Dame siguen vivas según confirmaron de los responsables del lugar!"

El apicultor Nicolas Géant, quien se ocupa de las colmenas de Notre Dame situadas en la sacristía, no creía que se pudieran salvar. "Al principio pensé que las tres colmenas se habían quemado, no tenía ninguna información. Pero luego vi en las imágenes satelitales que no era así y el portavoz de la catedral confirmó que entraban y salían de sus colmenas", señalo a AFP.

Sobre los mensajes y las llamadas que recibió de personas de todo el mundo para consultarle si sabía cómo se encontraban, acotó: "Era inesperado. Recibí llamados de Europa por supuesto, pero también de Sudáfrica, Japón, Estados Unidos y Sudamérica".

En caso de incendio y de los primeros signos de humo, les abejas toman mucha miel y protegen a su reina. Pero Géant, quien espera volver a ver a las abejas la semana próxima, explicó que "esta especie no abandona su colmena".

Las colmenas de Notre Dame se instalaron en 2013. Desde entonces cada una produce en promedio por año 25 kilos de miel que se vende al personal de Notre Dame. Pero en la capital francesa también hay colmenas en diversos e inesperados lugares, como por ejemplo la Opera de París .

Agencia AFP