Sin noticias alcistas, el precio de la soja volvió a caer en Chicago y en la plaza doméstica

Dante Rofi

Hasta la Bolsa de Chicago no llegaron noticias de compras chinas de soja estadounidense, mientras que, en el ámbito de la Bolsa de Comercio de Rosario, el arribo de los primeros lotes de la nueva cosecha de Paraguay comenzó a hacer ruido. En ambos casos, la consecuencia para los precios de la oleaginosa fue la misma: bajas.

Por tonelada de soja con entrega inmediata sobre las terminales del Gran Rosario las fábricas redujeron ayer sus propuestas de 240 a 235 dólares por tonelada. "El avance de la cosecha en Paraguay les permite a algunos compradores conseguir afuera lo que no consiguen en el mercado local y eso impacta sobre los valores ofrecidos", contó a LA NACION una fuente del sector comercial. Y añadió que el empalme entre las campañas 2018/2019 y 2019/2020 está comenzando a presionar hacia abajo al mercado.

Anteayer, el viceministro de Agricultura de Paraguay, Mario León, le dijo a la agencia Reuters que "la cosecha de soja está progresando bien y hay indicios de que podría superar los 10 millones de toneladas", gracias a los buenos rindes que se están obteniendo. La campaña anterior la producción paraguaya fue de 8,5 millones de toneladas.

Por la soja argentina para las entregas diferidas a la primera quincena del mes próximo hubo compradores dispuestos a pagar hasta 240 dólares por tonelada en la zona del Gran Rosario, mientras que por el grano para las descargas entre abril y mayo las propuestas oscilaron entre 225 y 227 dólares.

En el Matba Rofex las posiciones marzo y abril de la soja perdieron US$1 y 1,50, al terminar la jornada con ajustes de 226 y de 227 dólares por tonelada.

Mayor siembra

Mientras el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) concreta su Foro Anual, que terminará hoy, el mercado de la soja estadounidense cerró la jornada con precios en baja, ante la ausencia de noticias alentadoras.

Las pizarras de la Bolsa de Chicago reflejaron quitas de US$1,66 sobre los contratos marzo y mayo de la oleaginosa, cuyos ajustes resultaron de 328,03 y de 331,06 dólares por tonelada.

Para desventura de los operadores, las compras chinas siguen sin aparecer, en medio de un brote de coronavirus que parece estar lejos de ser controlado en el corto plazo, como en algún momento se especuló en el mercado, más con un criterio voluntarista por ver a China cumplir con los compromisos asumidos en la "fase uno" del acuerdo firmado con Estados Unidos el 15 de enero pasado que con un criterio científico.

Y a ese factor bajista se sumó ayer la estimación hecha por el USDA en su Foro Anual, de una intención de siembra de soja de 34,40 millones de hectáreas para la campaña estadounidense 2020/2021, mayor a los 30,80 millones que lograron implantarse en el ciclo 2019/2020, que estuvo condicionado por los excesos de humedad, y a los 34,24 millones previstos en promedio por los estimadores privados. Si bien hoy el organismo aportará más datos sobre su perspectiva para la nueva temporada agrícola en los Estados Unidos, con las proyecciones sobre rindes, producción y sobre stocks finales. El mercado considera que con un clima "amigable" para los cultivos la cosecha de soja rondará los 115 millones de toneladas, bastante por encima de los 96,84 millones actuales.

En cuanto al maíz, el USDA pronosticó ayer la intención de siembra para la nueva campaña estadounidense en 38,04 millones de hectáreas, por encima de los 36,30 millones del ciclo 2019/2020 y de los 37,88 millones calculados, en promedio, por los estimadores privados, que auguraron un volumen de cosecha de 383,83 millones de toneladas, frente a los 347,78 millones del actual ciclo comercial.