"¿Quiere que nos demos la mano?": El momento incómodo entre Trump y Merkel en la Casa Blanca

Cuando se anunció que el presidente Donald Trump recibiría a la canciller alemana Angela Merkel en la Casa Blanca, inmediatamente se especuló que la reunión sería cuando menos tensa.

Después de todo, Trump pasó la mayor parte del 2016 criticándola y acusándola de “arruinar” Alemania por permitir la llegada de refugiados de Siria, e incluso invocó su nombre para insultar a su oponente, Hillary Clinton, de quien dijo que quería ser la “Angela Merkel de EEUU”.

Getty Images

Las imágenes del encuentro parecen confirmar la gélida relación. Después de reunirse en privado en la Oficina Oval, se les permitió la entrada a fotógrafos y camarógrafos, quienes captaron un momento confuso y muy incómodo cuando les pidieron un apretón de manos.

En el video se aprecia cómo Trump los ignora no solo a ellos, sino también a Merkel, que se acerca con mucha sutileza para preguntarle: “¿Quiere que nos damos la mano?”. Fue un instante realmente desagradable. La líder alemana no pudo ocultar su sorpresa ante la actitud del presidente de EEUU. Ni siquiera hicieron contacto visual, aunque Trump declaró que habían tenido un intercambio “muy bueno” discutiendo “muchas cosas”.


Trump recibió a Merkel en la puerta del ala oeste, donde se encuentra su oficina, y ahí sí se dieron la mano y sonrieron para las cámaras antes de entrar en la mansión presidencial.

Antes de llegar al poder en enero, Trump acusó a la líder alemana de hacer cometido “un error catastrófico” con su política de refugiados, mientras ella criticó el veto migratorio impuesto por el mandatario y suspendido por un juez federal.

Este viernes, en una rueda de prensa conjunta el presidente de EEUU aseguró que “la inmigración es un privilegio, y no un derecho”, e insistió en que la protección de los ciudadanos de su país debe ser una prioridad de seguridad nacional.

Asimismo dijo que Berlín y Washington coincidían en la “prioridad de proteger” a los ciudadanos de su respectivas naciones y en que “la seguridad migratoria es seguridad nacional”.

Por su parte, Merkel reconoció que Alemania tiene “mucho” que agradecer a EEUU y mencionó, entre otras cosas, la reunificación de su país y el plan Marshall tras la Segunda Guerra Mundial.

La líder alemana respaldó su apoyo a la OTAN y aseguró que los socios de la Alianza “seguirán trabajando” para incrementar sus contribuciones a la defensa común.

Trump reiteró su “fuerte apoyo a la OTAN”, pero subrayó que es necesario que todos los países miembros “paguen su parte justa”.

Además negó ser un político “aislacionista” y dijo que es un “comerciante, pero un comerciante justo”, tras ser preguntado por sus medidas en materia de comercio exterior tras llegar a la Casa Blanca.

Con información de la periodista de Yahoo, Gabby Kaufman, y la agencia EFE.