Norteamérica redujo la contaminación atmosférica y ha tenido más tormentas. Estudio de la NOAA sugiere una relación

·3  min de lectura
Handout/Getty Images

En los últimos 40 años, los autos y las centrales eléctricas norteamericanas han emitido menos contaminantes, una diferencia visible por los satélites.

Pero un nuevo artículo de la Administración Nacional Oceánica y de la Atmósfera (NOAA) publicado el miércoles en la revista Science Advances sugiere que el aire más limpio podría haber tenido un efecto no deseado: más huracanes.

El autor del estudio, Hiroyuki Murakami, físico del Laboratorio Geofísico de Dinámica de Fluidos de la NOAA, dijo que encontró una relación entre el número de huracanes y la cantidad de contaminación en forma de partículas llamadas aerosoles en el aire.

“Naturalmente, pensamos que es mejor reducir los aerosoles, pero, por otro lado, esto no siempre conduce a cosas buenas. En nuestro nuevo estudio descubrimos que la disminución de los aerosoles provocará un aumento de los ciclones tropicales”, dijo. “Eso es algo que nos parece muy irónico”.

Murakami también descubrió que el aumento de la contaminación atmosférica sobre Asia en los últimos 40 años provocó menos tormentas sobre el Pacífico occidental.

¿Cómo funciona esto exactamente?

Los floridanos, en particular, están familiarizados con los meteorólogos que hablan del polvo sahariano, una capa de arena procedente del desierto del Sahara en África que entra periódicamente en la atmósfera sobre el Atlántico y tiende a limitar el desarrollo de los sistemas tropicales.

Las partículas que flotan en el aire —ya sean de origen natural, como el polvo sahariano, o la contaminación atmosférica provocada por la humanidad, procedente de los tubos de escape de los autos, las centrales eléctricas y las instalaciones industriales— impiden que la luz solar llegue a la superficie del océano. Cuando esas partículas se desvanecen, es más fácil que el agua se caliente y forme nubes de lluvia más húmedas, que pueden dar lugar a tormentas.

También calienta el aire en los niveles superiores de la atmósfera, lo que, según Murakami, puede alentar los vientos generalmente más rápidos en los niveles superiores, hasta alcanzar la misma velocidad que los vientos más cercanos a la tierra. Sin esas velocidades de viento diferentes hay menos cortavientos, lo que crea una atmósfera más favorable para que prosperen las tormentas.

Aerosoles vs. cambio climático

El artículo de Murakami se remonta al pasado, pero subraya que los resultados no son necesariamente válidos para el futuro, debido al cambio climático.

“Lo que vimos en los últimos 40 años podría no aplicarse al futuro, porque en el futuro el efecto invernadero será predominante”, dijo.

Cualquier cambio en la contaminación atmosférica que siga haciendo Norteamérica quedará probablemente ahogado por los gases de efecto invernadero que calientan la atmósfera. Las tormentas que se formen en los océanos de un planeta más caliente serán más grandes, más húmedas y más lentas.

Los científicos también descubrieron que el cambio climático podría provocar menos tormentas en el futuro, pero las que se formen tendrán más probabilidades de ser potentes huracanes de categoría tres, cuatro y cinco.

“Lo que descubrimos es el aumento de los huracanes en los últimos 40 años, creo que ahora tocó techo y bajará en el futuro”, dijo Murakami.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.