De norte a sur y de este a oeste la fuerza de la naturaleza golpea a muchas comunidades de EE.UU.

Miles de familias que viven en zonas previamente inundadas de California corren peligro ante la inminencia de más precipitaciones. Pero el mal tiempo no se queda ahí, las lluvias, los tornados y las nevadas generan caos de Texas a Kentucky.