Por la flexibilización, la economía reaccionó en junio pero no alcanzó el nivel prepandemia

·4  min de lectura
a fondo - toyota - apertur
a fondo - toyota - apertur

Tras cuatro meses de capa caída -dos por las restricciones oficiales para contener al covid-, la economía volvió a reaccionar a la “normalización” de actividades y creció 2,5% mensual en junio. En el semestre acumuló un alza de 9,7%, siempre en una comparación que incluye las grandes distorsiones que implicó una actividad prácticamente cerrada el año pasado por la rígida y extendida cuarentena argentina dispuesta por el Gobierno de Alberto Fernández.

Lo mismo puede decirse de la medida interanual del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), que mostró un avance de 10,8% en la medida interanual (ese indicador también compara contra una base muy baja).

Según los propios datos del organismo estadístico, el nivel de actividad no superó aún el nivel prepandemia (febrero 2020) en la serie desestacionalizada; mientras que junio de 2021 -el dato publicado por el instituto que conduce Marco Lavagna- no traspasó le umbral de ese mes en 2019, un año marcado a fuego por la volatilidad cambiaria y la recesión económica.

El EMAE venía de cuatro caídas desestacionalizadas, las dos últimas en meses golpeados por las más leves restricciones de la segunda ola de coronavirus. En abril, había mostrado un retroceso de 0,3%; y en mayo, de 2%, según el Indec.

Apenas conocido el dato oficial, el Ministerio de Economía rescató el avance (interanual) acumulado en el semestre, el crecimiento (interanual) de 13 de los 15 sectores relevados y los aportes (interanuales) de la industria y el comercio que, remarcaron en el Palacio de Hacienda, acumulan ocho subas consecutivas. Las alzas interanuales más importantes de junio fueron para la pesca (108,7%) y para Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (79,4%).

Lo cierto es que de las 15 actividades que sigue el Indec, nueve se encontraban en junio de este año aún por debajo del nivel que mostraban en junio de 2019. Son: agricultura, minería, construcción, hoteles y restaurantes, transporte y comunicaciones, administración pública, enseñanza, servicios sociales y de salud, y otras actividades. Por otro lado, por encima del nivel de 2019, están pesca; industria; electricidad, gas y agua; comercio; intermediación financiera; y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler.

El REM del Banco Central (BCRA) indicó a comienzos de este mes que esperaba un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) real para 2021 de 6,8% tras registrarse en 2020 una caída de 9,9% interanual. El Gobierno, en tanto, es más optimista. La semana pasada, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, pronosticó un alza de 8% “o más” para este año.

Con relación a la variación trimestral desestacionalizada del PBI, la estimación de los economistas relevados por el BCRA para el segundo trimestre se corrigió aminorando la contracción estimada en 1 punto con relación a la encuesta previa hasta -1,5%. Los participantes del REM sugirieron un crecimiento de 0,5% para el tercer y el cuarto trimestre del año.

“Como era esperado gracias a indicadores adelantados, la actividad tuvo una suba mensual en junio de 2,5% luego de cuatro meses consecutivos de caídas evidenciando el rebote de la caída en abril y mayo por las restricciones impuestas por la segunda ola del Covid”, afirmó la consultora Empiria.

“De este modo se recupera el nivel de actividad de marzo y se espera que durante los meses de julio y agosto la actividad se mantenga al alza, aunque con crecimientos menores. Esperamos un crecimiento de 7% para 2021, aunque vale destacar que 6% de ese crecimiento es efecto arrastre, por lo que prácticamente la economía apenas crece”, indicaron.

“Más de la mitad del crecimiento se explica por el desempeño de tres sectores: Industria manufacturera, Comercio mayorista, minorista y reparaciones, y Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler”, informó el director del Iaraf, Nadín Argañaraz, que agregó que dado el ritmo de avance en estos meses la economía crecerá este año 6,9%.

“El dato fue positivo y ratifica que lo peor en materia de actividad pasó en mayo, afectado por las restricciones de la segunda ola. Se soltaron las restricciones y el nivel de actividad volvió a marzo de 2021. En julio podés tener un mes más flojo pero, de todas maneras, el nivel de actividad te pone un piso de 6,9% salvo que haya una tercera ola. Con el ‘push electoral’, y una mejorara de salarios reales, el Gobierno podría llegar al 7,5% siempre que la variante Delta no aparezca”, cerró Lorenzo Sigaut Gravina, director de Análisis Macroeconómico de Equilibra.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.