Normalistas acusan represión al quitarles unidades de transporte

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., mayo 21 (EL UNIVERSAL).- La Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca (CENEO) calificó como "un acto de brutalidad" el actuar de elementos de las policías estatal y municipal que esta mañana realizaron un operativo para recuperar 16 unidades de transporte público que pretendían ser usadas por los estudiantes en una serie de protestas.

A través de un pronunciamiento, la CENEO aseguró que varios de los normalistas resultaron heridos tras el operativo de la policía mientras realizaban lo que calificaron como "una actividad en respaldo a los compañeros de la Escuela Normal Rural Mactumactzá, de Chiapas".

Además, acusaron que se trató de un acto de represión en el que hubo abuso de la fuerza y maltrato, así como acoso a manifestantes mujeres. Ante ello repudiaron el operativo y señalaron como responsables tanto al gobernador Alejandro Murat como a Heliodoro Carlos Díaz, titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO).

También exigieron la liberación de los normalistas presos en Chiapas. Por la mañana de hoy, el gobierno de Oaxaca informó que se realizó un operativo para recuperar unidades de transporte público que habían sido “tomadas” por los estudiantes.

Según el gobierno estatal el objetivo del operativo fue "garantizar la seguridad y el Estado de Derecho en la capital oaxaqueña" y en el mismo participaron policías estatales y municipales.

"Integrantes de la Policía Estatal, en coordinación con la Policía Municipal, realizaron esta mañana un operativo para recuperar 16 unidades del transporte público, que pretendían ser tomadas a la fuerza por un grupo de normalistas para ser utilizadas en sus manifestaciones", indicó la autoridad en un comunicado.

De acuerdo con el documento, "en ningún momento del operativo se ejerció la fuerza pública, por lo que ninguna persona resultó herida".

Este operativo se dio luego de los destrozos causados ayer por normalistas de Oaxaca en su movilización en apoyo a normalistas de Chiapas.

Los estudiantes causaron destrozos en negocios, edificios y concesionarias de autos; además lesionaron a tres personas, entre ellas un integrante de la Policía Auxiliar Bancaria y el reportero José Luis Jerónimo.

Además, al llegar al zócalo de la capital causaron destrozos en los restaurantes de los portales, por lo que los comensales huyeron del lugar. Sobre estos hechos, organizaciones sociales como Sol Rojo aseguraron que fueron "expresiones de rabia e impotencia" que se acumulan en "el corazón del movimiento normalista mexicano" y que "tienden a desbordarse".

Acusaron que los medios de comunicación criminalizan el derecho a la protesta y comenzaron una "campaña mediática de linchamiento" donde se les acusa de vandalismo y violencia, cuando aseguran que ésta última es estructural, pero no hicieron referencia a las tres personas heridas ni a los ataques que los normalistas han efectuado contra reporteros y medios de comunicación.

Y aseguraron que como resultado del operativo hubo normalistas detenidos con lujo de violencia por personas vestidas de civil que portaban armas de fuego, como circula en videos de redes sociales. Los detenidos estaban a bordo de la unidad A-115 de transporte público, de la empresa Choferes del Sur.

El comunicado fue firmado por más de 50 organizaciones sociales, sindicatos y colectivos, entre los que destaca la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la corriente Sol Rojo y la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni) entre otras.