Xavier Becerra, nominado por Biden como secretario de Salud, enfrenta la oposición republicana

Agencia EFE
·3  min de lectura

Washington, 23 feb (EFE).- Xavier Becerra, el nominado latino del presidente estadounidense, Joe Biden, para liderar el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., enfrenta a partir de este martes una fuerte oposición republicana en las audiencias de confirmación de su cargo en el Senado.

Esta resistencia del lado conservador se debe a que los conservadores consideran que Becerra, hasta ahora fiscal general de California, tiene un perfil demasiado liberal y que no tiene experiencia en el campo de la sanidad.

"Becerra no tiene experiencia real en la atención médica pública. La poca que tiene, durante la pandemia, ha hecho que hayan confinamientos desastrosos en California, que han aplastado las pequeñas empresas y han empeorado la crisis sanitaria", señaló el senador republicano Tom Cotton durante la sesión.

El rechazo de Cotton a la nominación de Becerra es tal que envió este martes una carta a Biden junto a otros diez senadores para que retire su nombre como candidato a ser el próximo secretario de Salud de Estados Unidos.

En su testimonio, Becerra alegó que a lo largo de su carrera ha trabajado en iniciativas bipartidistas con republicanos y demócratas, especialmente durante el último año para combatir la pandemia de la covid-19.

"La pandemia del covid-19 ha matado a más de 500.000 personas. Necesitamos de un liderazgo fuerte y entiendo los enormes retos que enfrentamos. Estoy listo para ello", aseguró Becerra en sus declaraciones ante el Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones de la Cámara Alta.

Además, la senadora republicana Susan Collins, una de las más moderadas, también cuestionó a Becerra sobre la importancia de la vuelta a la escuela de los alumnos.

"La principal preocupación es la seguridad de las familias, tanto de los niños como de los padres y abuelos en casa. Nadie quiere que sus hijos se infecten. Dejen a la ciencia que nos guíe", advitió Becerra.

Becerra tiene más de 20 años de experiencia legislativa, llegó a ser el hispano con mayor rango en el Congreso y ayudó a impulsar la aprobación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), más conocida como Obamacare.

Esta será precisamente una de las cuestiones que más división creará entre los legisladores, ya que buena parte de los senadores republicanos se han opuesto frontalmente al Obamacare en el pasado.

En caso de ser confirmado por el Senado, Becerra sería el primer latino en dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Antes de que su candidatura sea votada en el pleno de la Cámara Alta, el político hispano testificó este martes en el Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado y hará lo propio este miércoles en el Comité de Finanzas del Senado.

En el Senado, donde los progresistas tienen 50 escaños y los conservadores otros 50, los demócratas podrán confirmar a Becerra sin ningún apoyo republicano, siempre y cuando no pierdan ningún voto entre sus propias filas, ya que la vicepresidenta del país, Kamala Harris, en calidad de presidenta de la Cámara Alta, puede emitir uno de desempate.

Las audiencias de confirmación de Becerra llegan cuando Estados Unidos supera los 28 millones de contagiados y los 500.500 muertos por la epandemia, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

(c) Agencia EFE