Noelia Marzol, incómoda en PH: Podemos Hablar: "Una juntada de pibes... ¡No se que hacía ahí!"

LA NACION

Este sábado, al igual que la semana pasada, Andy Kusnetzoff recibió en PH: Podemos Hablar a cuatro famosos de forma virtual. Desde sus casas y a través de pantallas, Noelia Marzol, Nicolás Vázquez, Joaquín Furriel y el futbolista Pipa Benedetto fueron parte del ciclo de Telefé. Mientras los hombres se mostraron participativos a lo largo del programa, a la bailarina se la vio muy incómoda, sin lograr entrar en sintonía con las bromas y anécdotas que relataban los otros invitados.

Enojada, Noelia no tardó en recurrir a las redes sociales para hacer su descargo y contar cómo se sintió durante la noche. "¡Gracias mujeres! ¡Gracias por hacer causa común! No hizo falta que dijera nada ni que haga un descargo. Muchas partes del programa se editaron, por suerte, porque me enoje mucho con las preguntas... ¡Todas dejándome en un lugar horrible! Andy, algo tenés que cambiar", le recriminó al conductor mientras el programa, que se emite grabado, todavía estaba al aire.

Además, la bailarina contestó algunos comentarios de sus seguidores. "Una juntada de pibes... ¡No se que hacía ahí!", le contó a una persona que le escribió en tono irónico, diciendo que por momentos parecía que habían puesto una foto de la rubia, ya que se la veía quieta y callada.

Marzol también reveló que hubo preguntas incómodas que agradece que no salieron al aire. "Y eso que editaron varias partes... ¡Dios mío! Falta la pregunta referida a si me garche o no a Luis Miguel", le dijo a otra seguidora que, indignada, remarcaba que a los hombres les preguntaron sobre sus familias y el trabajo y a Noelia solo sobre su novio y si andaba desnuda en la casa durante la cuarentena.

A lo largo del programa, Noelia contó algunas anécdotas, como la vez que su padre tuvo que ir a buscarla a una comisaría, ya que se había atrincherado allí para reclamar mayor seguridad en la zona de su universidad después de que le robaran el estéreo de su auto un par de veces.

También habló sobre la primera vez que fue a ver a su novio, Ramiro Arias, a la cancha y terminó en la tribuna del otro equipo. "Nos quedamos con mi amiga apichonaditas, hasta que en un momento empecé a alentar a Defensores de Belgrano que era el contrario. A los días, salió públicamente que yo estaba con Ramiro y los del club me empezaron a bardear, porque yo me hacía la que era re fanática pero se dieron cuenta de que, en realidad, había ido a ver a Almagro y no tenía nada que hacer en esa tribuna".