Noche violenta en Chile: en medio de las protestas, robaron más de 200.000 dólares de un banco

LA NACION

SANTIAGO, Chile (AFP).- La de ayer fue otra noche de violencia en Chile, pero esta vez, además de saqueos, incendios y ataques, hubo también un robo millonario a un banco en medio de las protestas en Santiago, informó hoy la Policía.

Tras una protesta en la comuna de Maipú, en el sur de la capital chilena, los disturbios y actos delictivos se multiplicaron entrada la noche y se extendieron en la madrugada. Entre ellos, un grupo de personas asaltó una sucursal del Banco Estado, y se llevó 150 millones de pesos (unos 190.000 dólares), además de 16.000 dólares, 3800 euros y dos armas que se encontraban en una caja de seguridad.

El hecho está "enmarcado en las manifestaciones que se realizan a diario en la Plaza de Maipú, en la cual estos sujetos aprovecharon para cometer dicho delito", informó el Teniente Cristóbal Lillo, oficial de la Policía.

Los delincuentes escaparon y todavía no fueron identificados.

Noche de furia

Nuevos saqueos se produjeron en comercios, supermercados y oficinas públicas del centro de Santiago, tras una nueva concentración masiva en plaza Italia, epicentro de las manifestaciones en la capital chilena.

En tanto, dos centros comerciales y dependencias de un centro cultural en la Alameda, la principal arteria capitalina, fueron incendiados por encapuchados, según un balance de la policía entregado este sábado. Además, manifestantes atacaron siete comisarías en Santiago y en las ciudades de La calera (centro), Bulnes y Los Ángeles (sur).

La violenta jornada dejó un saldo de 127 heridos (entre civiles y uniformados) y cerca de 300 detenidos a nivel nacional, según el informe policial.

"Anoche fue una jornada violenta. Durante las últimas horas nuestro país ha sido escenario de saqueos y actos delictuales", dijo Julio Santelices, coronel de Carabineros.

Desde el 18 de octubre, cuando comenzó el estallido social, el peor en tres décadas en Chile, se han registrado 23 muertos, más de 2000 heridos y más de 200 personas con graves lesiones oculares, producto de disparos de perdigones que la Policía se comprometió a dejar de utilizar para repeler las manifestaciones.

Pese a ello, un camarógrafo recibió un disparo de perdigón el jueves, que las propias autoridades policiales no descartaron haya salido de una escopeta antidisturbios.