La noche de Mirtha: así se vivió el regreso de la diva a la televisión

·5  min de lectura
Mirtha Legrand volvió a la televisión
Malcolm MacGibbon

Mirtha Legrand volvió a la televisión para conducir La Noche de Mirtha. Ya vacunada con dos dosis de Sputnik, la diva se animó a reemplazar a su nieta, Juana Viale, que se encuentra aislada tras viajar a Europa.

A las 21:30 la canción tradicional del programa comenzó a sonar, mientras las cámaras mostraban el estudio adaptado para recibir a la gran protagonista de la noche. “Ya llega Mirtha”, anunciaban las pantallas que son parte de la escenografía, mientras se veía en un primer plano el escritorio que solía utilizar ella.

Viale, que no quiso dejar de estar presente en esta gran noche, grabó desde el hotel en donde se encuentra aislada un emotivo mensaje dedicado a su abuela, el cuál transmitieron antes de que ella ingrese al estudio. “Hola, abuelita linda, ¿cómo estás? Qué nervios, ¿no? Volver a la tele después de un año y medio... Lo primero que me sale decirte es: gracias por estar ahí hoy, porque no era lo organizado ni lo pensado, pero estoy acá haciendo cuarentena y vos amablemente te ofreciste para salir ‘al toro’, como se dice”.

“Se que lo vas a disfrutar, se que tenés nervios y hasta mucho miedo, pero como sos una profesional de raza se van a encender las luces y vas a brillar como lo sabés hacer”, agregó la actriz. “Quiero decirte que te quiero mucho, que no tengas miedo y que disfrutes cada instante. Te mando todo mi amor y mi energía”, culminó.

Un emotivo video que recopilaba fragmentos de las 53 temporadas del programa sirvió como introducción para el gran ingreso de Legrand al estudio. “Con nosotros, la señora Mirtha Legrand”, anunciaba la locutora mientras la diva ingresaba al piso, acompañada por dos hombres que la escoltaron hasta el escritorio.

“Muchas gracias, muchísimas gracias ¡Qué emoción! No me hagan llorar”, pidió la conductora antes de expresar cómo se sentía. “Tanto me pedían, ‘volvé Mirtha, volvé’ que acá estoy. Con un poco de nervios porque hace un año y medio que no hago televisión”, siguió antes de tomar asiento.

“Yo estoy impresionada con lo que está pasando conmigo en el país... ¿Tanto amor me tenían?”, dijo entre risas, haciendo referencia a los comentarios que recibió en los últimos días. “Qué raro esto, pero estoy feliz y contenta. Esta pandemia, ¡qué horror! ¿Saben cuántos días estuve encerrada? 300 días sin salir ni al balcón”, reveló e hizo referencia a cómo se sintió todo este tiempo. “ Eso te altera, no te hace bien al espíritu, al cerebro, a tus ganas de vivir… Aunque yo siempre tengo ganas de vivir. Estaba tan mal que llamé a un especialista, a un neurólogo, y le digo ‘doctor, yo quiero volver a ser la de antes’ ¿Y saben qué me dijo? “Trabaje”. Y acá estoy. Es la mejor terapia ”.

Sentada en su escritorio, Legrand agradeció a todos los que le enviaron flores, entre ellos Marcelo Tinelli, Graciela Ocaña, Baby Etchecopar y Roberto Moldavsky, quien iba a asistir como invitado pero finalmente se excusó por cuestiones personales. También nombró a todos los médicos que la atendieron durante la pandemia, aclarando que solo salía para cumplir con los turnos que le correspondían.

Antes de pasar a la mesa, Mirtha realizó una videollamada con su nieta, de quien reconoció estar muy orgullosa. “Te quiero agradecer, Juanita, has sido prodigiosa. Desde que comenzaste hasta que dejaste ahora por razones que todos conocen, ha habido una evolución que me emociona decírtelo”, expresó. “Cuando decís ‘abuelita’ me derrito toda, sos un ser adorable. ¡Cómo evolucionaste! ¡Cómo aprendiste todo! Estudiabas, ¿No?”, agregó con euforia.

“A veces se acercaba gente y me decía, ‘Te felicito Mirtha’, pero era por Juanita. Las mujeres te aman, conquistaste al público femenino. Además tenés algo maravilloso que yo no tengo, vos no escuchás las críticas, a veces desagradables, y a mí me hieren y me hacen daño. No me gusta que te critiquen y te hagan daño, no quiero”, le dijo a su nieta, quien le dedicó unas palabras de aliento a su abuela. “Estás muy linda, y estás ahí brillando”.

Legrand también quiso reconocer el trabajo de su nieto, Nacho Viale, encargado de producir el programa. “El trabajo de Nacho, lo que ha hecho para que yo me sienta cómoda... Organizaron todo esto para que entrara sin bajar la escalera”, contó. “Yo quiero agradecerle a él porque lo que ha hecho es maravilloso. Ayer vino a mi casa y me explicó todo”.

Un regreso muy esperado

Legrand llegó a los estudios de La Corte, en el barrio de Chacarita, pasado el mediodía. Esta vez, debido a la pandemia, decidió no bajar la ventanilla del auto que la condujo hasta el estudio y no dar notas, por una cuestión de protocolo y cuidado. Como siempre lucía impecable, con su tailleur verde agua con pedrería y un barbijo haciendo juego.

Mirtha Legrand, impecable, llegando a los estudios de La Corte, en Chacarita
Gerardo Viercovich


Mirtha Legrand, impecable, llegando a los estudios de La Corte, en Chacarita (Gerardo Viercovich /)

La reina de los almuerzos se puso una vez más al frente de su programa, con una edición dedicada a la actualidad nacional, para reemplazar a Viale, que se encuentra aislada tras haber regresado de Europa, a donde fue a acompañar a su hija, Ámbar, que comienza sus estudios universitarios en París. Esta es la primera vez en un año y medio que la diva conduce La Noche de Mirtha en su formato tradicional, después de haber hecho una edición especial a finales del 2020 junto a su nieta y su hija, Marcela Tinayre, quienes la acompañaron en ese momento tan especial.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.