La Nobel Maria Ressa denuncia un "clima de miedo" en Filipinas

La ganadora del Premio Nobel de la Paz, Maria Ressa, tiene siempre lista una mochila con efectos personales e incluso en una época con dinero en efectivo para pagar la fianza en caso de ser detenida en su lucha por la libertad de prensa en Filipinas.

La editora del medio digital Rappler fue absuelta el miércoles de cuatro cargos de evasión fiscal, pero dijo que está preparada para lo peor, con tres casos pendientes que podrían llevarla a la cárcel o al cierre de su portal de noticias en línea.

Ressa, quien compartió el galardón con el ruso Dmitry Muratov en 2021, enfrenta una serie de cargos que defensores de la libertad de prensa atribuyen a sus duras críticas contra el expresidente Rodrigo Duterte y su guerra contra las drogas, que se cobró miles de vidas.

"Creo que lo que hizo el presidente Duterte fue crear un clima de miedo. Y eso es para todos, para los periodistas, para las empresas, para las instituciones", dijo en una entrevista con AFP.

Desde que comenzaron sus problemas legales poco después de la elección de Duterte en 2016, Ressa dijo que ha tomado medidas para preparar a sus reporteros ante la perspectiva de que la policía irrumpa en las oficinas de Rappler.

Y lo simulacros continúan, incluso después de que Ferdinand Marcos fuera elegido sucesor de Duterte el año pasado.

"Sí, lo hacemos, porque ¿quién sabe lo que puede pasar? Cuando estás en arenas movedizas, estás en arenas movedizas", dijo Ressa.

Después de que el regulador corporativo del país ordenara el cierre de Rappler a principios de 2018, Ressa dijo que reunió a su personal -120 personas con una edad media de 23 años- y les ofreció ayuda para encontrar nuevos empleos si querían renunciar.

Nadie quiso renunciar y Rappler sigue funcionando mientras lucha contra una orden de cierre en los tribunales.

"Lo mejor de estos últimos seis años -- en realidad van a ser siete -- es que nos han hecho más fuertes. Nietzsche tenía razón. Lo que no te mata te hace más fuerte".

- "Más esperanzada" -

Ressa, de 59 años, cuenta que empacó una mochila de emergencia con una muda de ropa, sábanas, pasta de dientes y una funda de almohada después de ser condenada por difamación cibernética en 2020.

"Hay que preparar una mochila por si te detienen y tienes que ir a la cárcel", explica, y añade que seguía teniendo una mochila lista incluso cuando se le concedió la libertad bajo fianza tras apelar el veredicto.

"Hubo un tiempo en el que llevaba dinero para la fianza conmigo todo el tiempo porque no sabíamos cuándo nos iban a detener", añadió.

Ella y el personal de Rappler también han tenido que afrontar una ola de acoso en línea y amenazas de muerte.

"Cuando hablábamos de lo que podía ocurrir hoy, lo primero en lo que pensábamos era en una condena, y luego en la absolución. Porque es la primera vez desde que el presidente Duterte asumió el cargo que tenemos una victoria legal".

Ressa, que también tiene pasaporte estadounidense, dijo que nunca abandonaría Filipinas para evitar ser procesada.

"Te tragas tus emociones y las llevas al fondo del estómago", dijo.

No obstante, Ressa afirmó que se ha producido un "cambio".

"Hoy estoy mucho más esperanzada que anoche", dijo.

cgm/mff/mca/meb/mb