No llamar inmediatamente a la ambulancia demora el tratamiento del infarto

Por Lisa Rapaport

(Reuters Health) - La mitad de los pacientes que sufren un

infarto no llaman de inmediato a una ambulancia para pedir

ayuda, lo que retrasa el diagnóstico e influye en la sobrevida

potencial, según sugiere un estudio sueco.

Un equipo estudió la demora terapéutica entre la aparición

de los síntomas y el diagnostico en 450 pacientes internados por

el tipo de ataque cardíaco más grave, llamado infarto de

miocardio con elevación del segmento ST (STEMI, por su sigla en

inglés), que se produce por la obstrucción prolongada del flujo

de sangre al corazón.

El diagnóstico demoró 81 minutos desde el inicio de los

síntomas en los pacientes que llamaron a una ambulancia de

inmediato y 119 minutos en los que optaron por otra forma de

traslado al hospital o por hacer otras llamadas previamente.

"Creo que muchos pacientes simplemente no se dan cuenta de

la importancia que tienen las intervenciones inmediatas en el

tratamiento del STEMI, ni de que negar la gravedad potencial de

los síntomas también influye en el retraso de la atención", dijo

en un correo electrónico el doctor Christopher Lee, investigador

especializado en emergencias de la Facultad de Medicina de Yale

University, New Haven, Connecticut.

El equipo de Ingela Thylen, de la Universidad de Linkoping,

Suecia, halló que el 83 por ciento de los pacientes llegaba al

hospital en ambulancia. Pero uno de cada cinco llamaba primero a

una línea de atención gratuita y un 14 por ciento se comunicaba

con su médico de cabecera antes que con el servicio de

emergencia o se trasladaba al hospital por su cuenta.

El 40 por ciento de los pacientes que no había llamado a la

ambulancia de inmediato pensó que llegaría antes al hospital por

su cuenta, mientras que el 30 por ciento no imaginó que estaba

tan enfermo como para ir al hospital y el 25 por ciento

consideró que sería más fácil conducir o tomar un taxi.

"A menudo, cuando las personas no están seguras de que están

sufriendo un infarto prefieren hablar primero con su médico",

explicó en un correo electrónico el doctor Christopher Labos,

cardiólogo de la Universidad McGill, Montreal, y que no

participó del estudio.

"A veces, la gente elige a qué hospital ir y prefiere ir por

su cuenta", agregó.

Las mujeres son menos proclives que los hombres a llamar a

una ambulancia y los pacientes con mayor nivel educativo o

antecedentes de diabetes se inclinan menos a llamar a los

servicios de emergencia médica.

Cuando el dolor en el tórax no es demasiado intenso o afecta

el cuello, disminuye la posibilidad de que los pacientes llamen

a una ambulancia rápidamente.

Los pacientes con un infarto previo, arritmia, dolor

abdominal o la sensación de que los síntomas son de origen

cardíaco mostraron una mayor probabilidad de llamar a una

ambulancia de inmediato.

Labos atribuyó esta reticencia a comunicarse con un servicio

de emergencia a las dudas sobre si los síntomas son realmente de

un infarto.

"Muchas veces, los infartos tienen síntomas atípicos",

indicó. "A veces, es un dolor leve, otras veces es un dolor con

sensación de quemazón y a veces es un dolor agudo en un punto

del tórax. Puede ser muy difícil para los pacientes saber si

realmente se trata del corazón o no", agregó.

En la revista BMJ Open, los autores publican que el estudio

es pequeño y no prueba que la demora en llamar a una ambulancia

afecte el diagnóstico y el tratamiento, sino que sólo demuestra

que existe una conexión.

FUENTE: BMJ Open, online 21 de abril del 2015.