No es broma: un sheriff de Florida pide a la gente que no dispare al huracán Irma

Javier Taeño

Irma sigue debilitándose, pero el rastro de destrucción y caos que ha dejado en el Caribe hasta llegar a Florida muestran el inmenso poder que ha tenido este huracán. Han fallecido decenas de personas, se han inundado las calles y millones se han quedado sin electricidad y con serios daños en sus viviendas. En mitad de este sombrío panorama, un sheriff estadounidense se ha visto obligado a pedir a los ciudadanos que no disparen sus armas sobre Irma. Puede parecer una broma, pero lo cierto es que es real…

Todo empezó con una propuesta de un joven de 22 años en las redes sociales. Ryon Edwards creó un evento en Facebook en el que alentaba una quedada “para disparar al huracán Irma”. En la descripción de tan absurda reunión proponía “mostrarle a Irma que nosotros disparamos primero”.

Irma a su paso por Florida (Reuters).

Lo que parecía una simple mofa empezó a coger cuerpo cuando más de 53.000 personas se interesaron en el evento y más de 25.000 manifestaron que iban a participar. Incluso los usuarios empezaron a colgar gráficos en los que mostraban la forma en la que había que disparar para evitar que las balas volvieran al mismo punto y causaran daños a aquellos que estaban ajustando las cuentas con el huracán.

La situación se desmadró tanto que las propias autoridades tuvieron que poner cartas en el asunto. El sheriff del condado de Pasco publicó un tuit en el que pedía a la gente que no usase las armas contra Irma.

“Para dejarlo claro, no disparen sus armas contra Irma. No conseguirán que se dé la vuelta y puede tener consecuencias muy peligrosas”, escribió.

El propio instigador se mostró sorprendido de la acogida que había tenido su idea y matizó, en una entrevista en la BBC, que simplemente estaba aburrido y decidió proponerlo. “Nunca imaginé que se convirtiera en algo más que una idea loca en mi cabeza”.

Y vaya si lo hizo. Una prueba más del peligro que tienen las redes sociales si no te utilizan correctamente. Un simple mensaje de broma se convierte en una amenaza para la seguridad.