"Deje que mis padres sean libres": niños lloran desconsolados tras la redada masiva de Mississippi

La imagen de una niña que llora desconsolada al ser separada de sus padres en el primer día del curso escolar se ha convertido en el símbolo más reciente de los efectos de la política migratoria del presidente Donald Trump.

La madre de esta niña que lloraba desconsolada fue arrestada por ICE durante la redada. (AP Photo/Rogelio V. Solis)

El triste episodio ocurrió en Mississippi este miércoles y, gracias a Elizabeth Iraheta, una trabajadora legal de la fábrica de procesamiento de pollos en donde ocurrió la redada que transmitió en directo lo que estaba sucediendo, el mundo tuvo acceso de primera mano al drama que afecta a numerosas familias hispanas.

Después de unos minutos de iniciado el video, se aprecia cómo un agente de migración indica que la madre de la niña que llora será llevada para su procesamiento “porque no tiene papeles para estar aquí legalmente”.

La niña entonces comenzó a sollozar con más fuerza al punto de que otras personas tuvieron que consolarla. Afortunadamente la menor, de 12 años, pudo despedirse de su madre antes de que se la llevaran. El agente dijo que sería liberada eventualmente y no deportada, aunque no está claro, en general, cuánto tiempo permanecerán separadas todas las familias afectadas.

“Hoy fue el primer día de clases. Todos los papás fueron a llevar a sus hijos a la escuela […] Ahora sus hijos tal vez estén solos”, señaló Iraheta.

Según informes de The Washington Post, muchos niños -la mayoría ciudadanos estadounidenses, todos con status legal- tuvieron que caminar solos desde las escuelas hasta sus casas y otros fueron recogidos por familiares o amigos de los padres detenidos. Varios menores llegaron hasta el lugar en donde estaba siendo detenidos sus progenitores para poder despedirse.

La redada en Koch Foods Inc afectó a muchos niños que enfrentan ahora la incertidumbre de no saber qué pasará con sus padres. (AP Photo/Rogelio V. Solis)

La redada, la mayor de los últimos años, condujo a la detención de 680 inmigrantes indocumentados en seis ciudades del estado sureño.

Alex Love, reportero de WJTV, señaló que varios niños que habían quedado sin supervisión fueron puestos en un albergue improvisado que voluntarios crearon en un gimnasio. Allí, los niños lloraban y no querían comer.

La fotografía de una niña llorando mientras la comida se enfriaba en el plato ha calado hondo.

También lo han hecho las súplicas de Magdalena, otra niña de 11 años que esperaba, entre lágrimas, que el gobierno no fuera tan cruel."Deje que mis padres sean libres y que todos los demás también, por favor, no dejen a los niños llorando”, señaló.

Tony McGee, superintendente del distrito escolar del condado Scott, aseguró que los profesores y su personal en general estaban dispuestos a ayudar a los niños afectados.

"Vamos a estar aquí en la escuela hasta que sepamos que todos los niños están seguros en casa o tengan un lugar seguro para ir. Nos aseguraremos de que nuestros niños sean atendidos primero", dijo McGee.

Oficiales de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) observan después de ejecutar órdenes de allanamiento y hacer algunos arrestos en un centro de procesamiento agrícola en Canton, Mississippi, EEUU / REUTERS

Una comunidad aterrorizada

Pero no es únicamente la soledad que habrá en la vida de los niños lo que preocupa. El inmenso miedo que tiene los migrantes también está haciendo estragos en las comunidades en donde habitan.

“La gente está aterrorizada. Tienen miedo a la muerte", le dijo a BuzzFeed News Luis Cartagena, un pastor en Morton, Mississippi, que fue testigo de la redada masiva y dijo que, aún después de terminada, docenas de oficiales, helicópteros y camiones continuaban transitando por las calles de la comunidad.

“Parecía una invasión en una guerra”, agregó.

Christina Peralta, madrina de dos niños cuya madre fue arrestada, dijo que se sentía frustrada al ver cómo los pequeños sufrían por la injusta detención.

Uno de ellos "dijo que su madre se había ido, que estaba molesto con Trump, dijo que solo quería que su madre volviera. Y han estado llorando todo el día desde que llegaron a casa de la escuela", explicó Peralta a 12 News.