Nina Rubín Legarreta y el peso de ser una princesa de la 'realeza' de la TV

·5  min de lectura

Por Luis Moreno

Nina Rubín Legarreta apenas tiene 13 años, pero su rostro ya es conocido por multitudes gracias al enorme legado familiar que lleva a sus espaldas. Hija de Erick Rubín y Andrea Legarreta, Nina es lo más cercano a una princesa si es que la farándula mexicana funcionara bajo las dinámicas de la realeza.

Su padre, Erick Rubín, es uno de los cantantes más famosos de México. Como miembro de Timbiriche marcó a toda una generación que hasta la fecha lo mantiene presente. Fue todo un galán en su época, basta decir que Paulina Rubio y Alejandra Guzmán pelearon por su amor. Además tuvo una relación con Thalía. Pero fue con Andrea Legarreta con quien finalmente se asentó.

Nina Rubín junto a su familia (Fotografía: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)
Nina Rubín junto a su familia (Fotografía: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)

Andrea Legarreta, por su parte, es una de las conductoras más aclamadas de la televisión matutina en México. Su estilo fresco y divertido pero también maduro y elegante le ha hecho ganar la simpatía de mujeres de todas las edades. Si bien cada vez está más afianzada en los programas de televisión, su inicio fue dentro del mundo del modelaje, la actuación e incluso la música, con su participación en Fresas con crema.

Como se puede ver, Nina Rubín tiene un gran ejemplo artístico en sus padres. Y parece que ha heredado su talento y carisma. Si bien lleva una incipiente carrera, ya ha tenido participaciones en teatro, doblaje y cine, donde ha mostrado que tiene presencia y habilidades para el canto y la actuación. Esto no es casualidad, cabe mencionar que su hermana mayor, Mia, también está formando una carrera interesante en el medio del espectáculo gracias a su voz.

Nina y Mia Rubín Legarreta en la presentación de una campaña comercial (Fotografía: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)
Nina y Mia Rubín Legarreta en la presentación de una campaña comercial (Fotografía: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)

Ahora, Nina Rubín dará un paso crucial en su trayectoria. Después de papeles secundarios y de doblaje en películas como Mamá se fue de viaje y Parque mágico (ambas de 2019), en las que tuvo el acompañamiento de su familia, esta vez la joven está en las grabaciones de lo que será su primera telenovela: Te acuerdas de mí.

Producida por Carmen Armendáriz, Te acuerdas de mí estará protagonizada por Gabriel Soto y Fátima Molina. En ella Nina interpretará a Fany, una niña que conocerá por primera vez el amor en manos de Edy, su novio. Cabe mencionar que Nina es tan joven que en la vida real no ha tenido pareja todavía, así que el noviazgo que tendrá en su primera telenovela será también su debut en el ámbito del amor, aunque sea desde el plano de la ficción. Ella misma ha confesado que su primer beso será por tanto en un set de televisión.

La telenovela supone una buena prueba para Nina. Resultará interesante ver si logra trascender a sus padres.

En el ámbito artístico no han sido pocos casos de hijos de famosos que no logran sobrevivir a las comparaciones con la fama de sus progenitores. Tal ha sido el ejemplo de Emiliano y Sebastián Zurita Bach, Shaila Dúrcal, Vicente Fernández Jr, Celia Lora, Chiquis Rivera y José Joel quienes no lograron consolidarse al nivel de sus padres, mostrando que a veces la expectativas que cargan sobre sus hombros, en especial comparaciones odiosas, lejos de beneficiarles les afectan.

Ha habido, por el contrario, casos positivos, como el de Gael García, Alejandro Fernández o Enrique Iglesias que lograron forjar su propio camino y convertirse en éxitos intérpretes dentro de sus respectivos campos. El talento es lo que marca la diferencia. En el caso de Nina y su hermana nos atrevemos a decir que lo tienen.

Nina tiene la ventaja de contar con el apoyo de sus padres y de una madurez sorprendente pese a su juventud. Si logra ser disciplinada seguro llegará lejos, pero deberá ir paso a paso. La compañía de Erick y Andrea será crucial toda vez que ambos cuentan con la experiencia de haber iniciado sus carreras desde muy jóvenes. Erick a los 12 años en Timbiriche y Andrea, quien ya desde los 2 años incursionó en sus primeras tomas para televisión.

Los padres de Nina conocen el lado reluciente de la fama y también su parte más peligrosa y obscura, por lo que habrán de guiar a sus dos hijas en esta etapa tan importante dentro del entretenimiento. Hasta ahora han procurado tenerlas cerca en sus proyectos de trabajo. Y también de cierto modo lo intentarán capitalizar con una serie que han anunciado para el próximo año, una que los tendrá a ellos como productores y a sus hijas como protagonistas, quienes además compondrán algunas de las canciones que se incluirán en este aún misterioso producto.

Nina, de cualquier modo, ha mostrado que más allá de sus apellidos, cuenta con talento propio. Su inicio en las telenovelas de hecho estuvo apoyado en su destacado trabajo en el cine. Luego de verla en pantalla, Carmen Armendáriz la llamó a una audición donde confirmó el potencial de aquella chica.

El público también se lo reconoce. Con casi medio millón de seguidores en redes sociales, se puede decir que Nina cuenta ya con una base sólida de admiradores que seguramente la seguirán el próximo año cuando se estrene su primer papel en la pantalla chica. Solo el tiempo dirá si logra llegar lejos, lo único cierto es que tiene un largo camino por delante y quedará en ella saber aprovecharlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Gobernador de Yucatán presume entrega de viviendas, es decir, de un solo cuarto. Y así le fue

Denuncian a H&M de Veracruz porque exempleado compartió fotos de mujeres en los probadores

'Canelo' Álvarez, el excéntrico millonario abrió la cartera y ahora es el héroe de los niños

EN VIDEO: Nada puede asustar a esta extraña ave