Nigeria quiere impulsar la producción de aceite de palma

·3  min de lectura

Con un montón de frutas de palma esperando a ser trituradas, a Micah Ojo, un granjero nigeriano, le gustaría sacar provecho de los planes que tiene el gobierno de su país de revitalizar la otrora floreciente industria del aceite de palma.

Sumido en una grave crisis económica desde el hundimiento de los precios del petróleo en 2016, y agravada por la pandemia de covid-19, el país más poblado de África debe diversificar su economía y crear empleos para sus más de 200 millones de habitantes.

Nigeria ha decidido invertir de forma masiva en el aceite de palma, del que era el principal productor en los años 1960. Ahora ocupa el quinto puesto e importa casi la mitad de los dos millones de toneladas que consume cada año.

Pero Micah Ojo, que cultiva una de las pequeñas plantaciones que hay esparcidas por el estado de Akwa Ibom y otros estados del sur de Nigeria, se queja de que no se está beneficiando de los préstamos concedidos por el gobierno, a través del Banco Central, a las grandes explotaciones y a los inversores.

"Es un sector que requiere mucho capital, necesitamos que el gobierno venga a ayudarnos", defiende. Según él, los préstamos del Banco Central "no van a parar a los agricultores locales [...] solo oímos hablar de ellos en el telediario".

Micah Ojo emplea ahora a 30 personas, seis más que cuando empezó en el negocio. Pero necesita fondos adicionales para poder cultivar 150 hectáreas disponibles en su terreno y que están sin trabajar.

- Expansión -

La industria del aceite de palma está siendo muy criticada en todo el mundo, acusada de contribuir a la deforestación o a la desaparición de tierras comunitarias. Pero sus defensores sostienen que fomenta el desarrollo local y que crea empleos.

Pero la falta de infraestructuras, el lamentable estado de las carreteras y los incesantes cortes de electricidad frenan el desarrollo de este sector, y de muchos otros, en Nigeria.

En el estado de Edo, las palmas y los árboles del caucho de la Okumu Oil Palm Company se extienden por más de 33.000 hectáreas.

Unas plantaciones en parte financiadas por un préstamo de 14.000 millones de nairas (29 millones de euros, 34 millones de dólares), contraído gracias a varios planes de desarrollo lanzados en los últimos años por el gobierno, para la compra de nuevos plantones de mejor calidad y para ayudar a los productores a desarrollar nuevas plantaciones y fábricas.

"Esto nos ha ayudado mucho a expandirnos", declara a la AFP el director general de Okomu, Graham Hefer, responsable sudafricano que dirige la empresa desde 2007. En la actualidad, Okomu produce 40.000 toneladas de aceite de palma bruto (CPO) al año, pero espera haber duplicado su producción para 2025, con la puesta en marcha de dos nuevas fábricas antes de 2023.

En tanto, un representante del Foro de Propietarios de Plantaciones de Nigeria, que engloba a los actores del sector, denunció que "los bancos solo aceptan prestarle dinero a los grandes productores, ya establecidos, que cuentan con fuentes de ingresos importantes".

"Esas empresas son, en su mayoría, multinacionales. Los pequeños productores, a los que supuestamente deben ir destinados los programas, no tienen acceso a ellos", señaló.

joa/cma/ayv/sba/jvb/eg

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.