De Nigeria a Brasil, los cultivos "halo" cosechan beneficios por la pandemia

·5  min de lectura

Por Libby George, Sabrina Valle y Nigel Hunt

KADUNA, Nigeria, 2 jun (Reuters) - Con un vaporoso hiyab de color crema, Karima M. Imam camina por sus campos en los matorrales del norte de Nigeria mientras los trabajadores cosechan una raíz nudosa y marrón que se ha vuelto dorada desde el golpe del COVID: el jengibre.

"Si tuviera el capital, plantaría más. La gente está buscando jengibre ahora y no hay suficiente", dijo en su granja de cinco hectáreas en las afueras de Kaduna.

Mientras la pandemia hace estragos, la gente de todo el mundo ha tratado de protegerse de la enfermedad recurriendo a los llamados alimentos halo. Aunque los científicos han rechazado muchas afirmaciones en las redes sociales sobre cómo los superalimentos pueden combatir el virus, su papel positivo como parte de una dieta saludable es ampliamente reconocido.

A medida que aumenta la demanda de estos alimentos, los precios del jengibre en Nigeria y de las bayas de açaí en Brasil se han disparado, mientras que las exportaciones de cúrcuma india y ajo chino se han disparado en el último año.

"La demanda de jengibre es alta porque lo están utilizando como medicina", dijo Imam, añadiendo que durante el confinamiento hervía jengibre con cúrcuma y ajo para tomarlo como remedio.

Los consumidores, cada vez más atentos a la salud, han dado un nuevo impulso a un mercado mundial de especias ya boyante durante la pandemia, aumentando el interés de los inversores en el sector.

La empresa de Singapur Olam International completó el mes pasado la compra del importante fabricante de especias estadounidense Olde Thompson, mientras que la noruega Orkla adquirió en marzo una participación mayoritaria en el exportador indio de especias Eastern Condiments.

En Nigeria, una bolsa de 50 kilos de jengibre, que puede ayudar al cuerpo a protegerse de los gérmenes y se utiliza como remedio para el resfriado, se vende ahora a 15.000 nairas (39 dólares), frente a los 4.000 a 6.000 nairas de hace dos años.

Gracias a la fiebre del jengibre, Imam ha podido empezar a construir una nueva casa en la cercana Millennium City, con un pequeño almacén adjunto para poder guardar y vender jengibre fresco, que se vende más caro que cuando se ha cortado y secado.

Los precios empezaron a subir el año pasado, pero desde enero se han disparado debido a la demanda relacionada con la pandemia, dijo Florence Edwards, presidenta nacional de la Asociación de Productores, Procesadores y Comercializadores de Jengibre de Nigeria.

Dijo que había habido demanda de todo el mundo, citando a India, China y Europa entre los mercados más populares.

"LA GENTE SE VOLVIÓ LOCA"

También ha aumentado la demanda de açaí, una fruta rica en antioxidantes que se considera un superalimento. El estado amazónico de Pará, en Brasil, es la mayor región productora del mundo.

Paulo Lobato, productor y comerciante de açaí de 52 años en Pará, ha tenido que retener parte de su cosecha para clientes de larga data, ya que los suministros no pueden seguir el ritmo de la creciente demanda.

Los precios subieron un 53% en abril en comparación con el mismo periodo del año pasado, a 4,14 reales (78 centavos de dólar) por kilo, según la federación estatal de exportación CIN/Fiepa.

"Llevo 32 años trabajando con el açaí y nunca había visto algo así", dijo Lobato. "Durante la pandemia la gente se volvió loca".

Pará es responsable de más del 90% de la producción de açaí de Brasil, que prospera en su suelo húmedo y su calor constante.

La fruta redonda y púrpura es producida principalmente por familias, con cooperativas que organizan las cosechas. Lobato tiene 20 familias trabajando en sus granjas, con las que comparte la mitad de las ganancias.

El açaí forma parte de la tradición culinaria amazónica, y se consume como guarnición de pescado frito y normalmente como parte del almuerzo y la cena. Sin embargo, con el aumento de la demanda de exportación, la fruta es cada vez más difícil de encontrar en los mercados locales.

"Los consumidores locales son los primeros afectados", explica Florence Serra, de la agencia brasileña de estadística y abastecimiento de alimentos, Conab. "Hay gente que va a la feria de la calle y no encuentra nada".

REFUERZO DE LA INMUNIDAD

Al igual que el jengibre, el ajo tiene componentes que pueden ayudar al cuerpo a defenderse de los microorganismos. China exportó 2,18 millones de toneladas de bulbos de ajo en 2020, un 30% más que el año anterior, según datos de aduanas, y entre sus principales clientes se encuentran Indonesia, Vietnam, Malasia, Pakistán y Bangladés.

La demanda de la especia cúrcuma, que puede ayudar en el tratamiento de afecciones relacionadas con el dolor y la inflamación, también ha recibido un impulso pandémico.

Las exportaciones indias de cúrcuma se dispararon un 36% en 2020, hasta alcanzar la cifra récord de 181.664 toneladas, y los envíos han seguido aumentando en 2021, con un incremento del 10% en los dos primeros meses del año, hasta las 24.813 toneladas, según los datos recopilados por el Ministerio de Comercio indio.

"El concepto de reforzadores de la inmunidad es muy influyente en estos días, no sólo en India sino en todo el mundo, y la cúrcuma es un reforzador natural de la inmunidad", dijo Abhijeet Banerjee, analista de especias de la empresa india de servicios financieros Religare.

"El gobierno y los practicantes de Ayurveda recomiendan consumir alguna cantidad de cúrcuma a diario para un mejor manejo de la salud post-COVID", dijo, refiriéndose a la medicina tradicional india.

Los futuros de la cúrcuma han subido más del 30% en lo que va de 2021 y alcanzaron un máximo de cinco años de 9.522 rupias indias (130 dólares) por 100 kilos en marzo.

Agricultores como Ravindra Dere, que cultiva cúrcuma en dos hectáreas en el estado occidental de Maharashtra, están contentos.

"Después de muchos años, estamos obteniendo un beneficio decente. Espero que los precios se mantengan firmes", dijo.

(Reporte de Libby George en Kaduna, Nigeria, Sabrina Valle en Río de Janeiro y Nigel Hunt en Londres; información adicional de Rajendra Jadhav en Mumbái; editado en español por Gabriela Donoso)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.