La nieve congeló a 1000 autos en un embotellamiento en Japón

LA NACION
·2  min de lectura

Los equipos de rescate están tratando de liberar a más de 1000 vehículos que estuvieron varados en una carretera durante dos días, después de que una fuerte tormenta de nieve azotara Japón.

Tras la polémica por la vacuna rusa, qué le recomienda Fernán Quirós al Gobierno

Las autoridades distribuyeron alimentos, combustible y mantas a los conductores en la autopista Kanetsu, que conecta la capital Tokio con Niigata, en el norte. La nieve, que comenzó el miércoles por la noche, provocó múltiples atascos a lo largo de la carretera y también dejó sin electricidad a más de 10.000 hogares en el norte y el oeste.

Un informe de Kyodo News dijo que hubo múltiples informes de congestión en diferentes puntos de la autopista Kanetsu. El atasco comenzó cuando un remolque se atascó en la nieve el miércoles por la noche. Otro informe de Kyodo, que citó a la policía y al operador de carreteras East Nippon Expressway Co, manifestó que el atasco se había extendido hasta 16,5 kilómetros (10 millas) a lo largo de la carretera en un punto.

Los funcionarios utilizaron una combinación de maquinaria pesada y trabajo físico para sacar los vehículos uno por uno, pero alrededor de 1000 automóviles seguían varados en la carretera hasta el viernes al mediodía. "Estamos haciendo todo lo posible para rescatar a conductores y pasajeros, estamos listos para continuar la operación durante la noche", dijo a la AFP un funcionario de gestión de desastres de Niigata este jueves por la noche.

Otro atasco similar también ocurrió en la cercana autopista Joshinetsu Expressway, que vio a 300 vehículos varados. Ese estancamiento duró de miércoles a jueves por la mañana. Según la agencia meteorológica, se espera que las fuertes nevadas, que se dice que son la ola de frío más intensa de este año, continúen durante el fin de semana.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el viernes 18 de diciembre

El primer ministro del país, Yoshihide Suga, convocó una reunión de emergencia del gabinete e instó al público a ser cauteloso. La tormenta de nieve se produce cuando Japón está luchando contra una tercera ola de casos de coronavirus, lo que ha ejercido una presión sin precedentes sobre los hospitales del país.